El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, pidió en la Misa d’Infants a la ciudad de València que no olvide su pasado. «Sé tú misma, vuelve a tus raíces y ganarás en lo más valioso a lo que puedes aspirar», apuntó monseñor en un discurso marcado por la nostalgia en este día de la patrona de la ciudad.

Cañizares presidió la misa con la presencia del Nuncio Apostólico de su Santidad en España, monseñor Bernardito Auza. Durante su homilía, el Arzobispo se ha referido a los valencianos y aseguró que «vuestros antepasados, a los pies de la Virgen, confiaron en el Señor y comprendieron la verdad, alcanzaron la vida, Cristo es la Verdad y la Vida». Además de pedir a la Virgen por todos los presentes, el cardenal tuvo un recuerdo para todos los fallecidos, porque «su memoria nos llena de gozo, de gratitud y de emoción y seguro que se os hacen presentes sus rostros con su sonrisa o su preocupación, su sufrir o su dicha». «Sus recuerdos y su presencia viva evocan vuestras raíces, inseparables de la devoción y protección de la Santísima Virgen», señaló.

El Cardenal recordó también que su primer acto al ser destinado a València como arzobispo fue «acudir a los pies de la Virgen de los Desamparados para pedirle su auxilio, su protección, su ayuda en la nueva andadura apostólica».

En esta ocasión, el cardenal-arzobispo no tuvo ninguna referencia a hechos actuales que generan polémica. En otras ocasiones, durante la misa Pontifical del mediodía, Cañizares ha pedido abolir la eutanasia o el aborto, pero en esta ocasión decidió no intervenir en debates públicos más allá del religioso.