Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca el concurso de ideas para completar el jardín del Turia 35 años después

El parque de Desembocadura renuncia a la salida al mar. Los tramos finales mantendrán el agua y se aplicarán tratamientos para descontaminarla

El ámbito del concurso de ideas del Parque de Desembocadura Hortensia García

Arranca el concurso internacional de ideas del Parque de Desembocadura que permitirá para culminar 35 años después el Jardín del Turia que diseñó Ricardo Bofill por encargo del alcalde Ricard Pérez Casado. Así lo han anunciado esta mañana el alcalde, Joan Ribó, y la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, que confían en ver "a medio plazo" el inicio de los trabajos de regeneración ambiental y ajardinamiento de los tramos finales del viejo cauce, desde L'Oceanogràfic hasta el puerto y Natzaret.

El concurso internacional de ideas contempla la recuperación ambiental de 245.000 metros cuadrados de superficie y cuenta con un presupuesto de 35 millones de euros. El ámbito del concurso va más allá del Parque de Desembocadura propiamente dicho y abarca los dos tramos pendientes de l'Oceanogràfic y el final de la Alameda, por un lado, y el PAI del Grao. El Parque de Desembocadura, con 85.000 metros cuadrados, es fruto del convenio suscrito en 2018 por el ayuntamiento y la Autoridad Portuaria de València para dignificar la frontera urbana y va desde el puente de Astilleros hasta el barrio de Natzaret donde se ajardinarán antiguos solares industriales en desuso cedidos a la ciudad y donde está prevista también la construcción de la futura ciudad deportiva del Levante UD.

Recuperar el agua

El ayuntamiento descarta en el concurso de ideas, cuyas bases se aprobarán el viernes en la junta de gobierno, recuperar la desembocadura histórica, como han demandado los vecinos de Natzaret, que el puerto cubrió en 2004 con una rotonda. No habrá salida al mar pero sí se mantendrá el agua en los tramos finales. Se descarta así la construcción del último tramo del colector de aguas pluviales, que acaba en l'Oceanogràfic, donde el agua vuelve circular a cielo abierto hasta el puerto.

Los despachos multidisciplinares de arquitectura, paisaje e ingeniería que opten al proyecto deberán aportar ideas para descontaminar el agua, que formará parte del paisaje, en línea con las soluciones planteadas para la recuperación de las Riberas del Gállego o el "Manantial Sur " del bosque metropolitano de Madrid.

El proyecto se divide en cuatro tramos y la idea es empezar primero los dos últimos (Parque de Desembocadura), que comprenden desde el puente de Astilleros hasta Natzaret, donde ya se ha empezado a ajardinar provisionalmente parte del suelo cedido por el puerto a la ciudad, justo en la franja donde en su día estuvo la playa de Natzaret. En esta primera intervención está previsto el traslado de la rotonda del puerto que tapa la desembocadura natural del rio, aunque sin recuperar la salida a la dársena y al mar. El presupuesto del Parque de Desembocadura asciende a16,7 millones de euros, de los que el puerto aportará 13,5 millones. El ayuntamiento, ha explicado el alcalde, quiere firman un convenio con la Autoridad Portuaria para recoger este compromiso de financiación, que ya aparece en las previsiones económicas del propio puerto.

El Jardín del Turia acabarà así en un gran parque pero no recuperará la salida al mar, como demandan los vecinos. El concurso de ideas eso si tendrá que aportar soluciones que logren dignificar este tramo final del rio, hoy una alcantarilla a cielo abierto, procurando la regeneracion ambiental y paisajistica para el barrio que en los años 80 perdió su playa por la expansion del puerto.

Una vez aprobadas las bases del concurso de ideas este viernes y publicadas en el diario oficial, se convocará el concurso. Se dará 30 días a los despachos para presentar sus candidaturas. A las aspirantes se les dará otros 60 días para formalizar sus propuestas, de las que un jurado formado por técnicos del Ayuntamiento de València y la Conselleria de Territorio, representantes del colegio de arquitectos y de ingenieros y de la Autoridad Portuario, así como un representante de la federación de asociaciones de vecinos, asesorados por la Universidad de València y la Politécnica y por el Consorcio Valencia 2007, elegirá cinco. Los cinco equipos finalistas recibirán un premio en metálico de 12.100 euros. El ganador tendrá que redactar el proyecto de ejecución en ocho meses y se encargará de la dirección de obra de las fases I y II (desde el puente de Astilleros hasta el puerto y Natzaret) que tendrá un plazo de ejecución de dos años.

"El PP se dedicó a poner asfalto donde iba zona verde"

Sandra Gómez ha subrayado como uno de los grandes objetivos del gobierno del Rialto culminar los grandes parques urbanos, entre ellos, el Jardín del Turia, al que el PP, aseguró, no destinó esfuerzos en 24 años de gobierno. "Lo único que hizo fue poner asfalto y un circuito de carreras donde debía haber zona verde", ha apuntado. Con el acuerdo con el puerto para la construcción del Parque de Desembocadura, ha añadido, se avanza en devolver la fachada verde al frente marítimo y al barrio de Natzaret. El alcalde ha destacado en este sentido que el Jardín de Turia, que se salvó de ser una autopista urbana, no existiría si no fuera por el trabajo de las asociaciones vecinales, entre ellas, la de Natzaret.

Acuerdo a la vista para la constitución del nuevo ente gestor de la Marina de València. El alcalde, Joan Ribó, asegura que el nuevo consorcio podría anunciarse "a finales de este mes". Así lo ha explicado el alcalde en la rueda de prensa de presentación del concurso de ideas internacional del Parque de Desembocadura. Joan Ribó ha explicado que se ha descartado la primera opción planteada por el Gobierno de dar entrada, con amplios poderes, entre ellos el derecho de veto, a la Autoridad Portuaria de València en el nuevo consorcio. Esta opción "finalmente no ha salido adelante". El nuevo consorcio, según lo avanzado por el alcalde lo formarían el Ayuntamiento y la Generalitat, a través de la Conselleria de Territorio. "Este mes habrá una solución", ha asegurado el alcalde.

La falta de acuerdo para formación del nuevo ente gestor de la Marina de València tiene bloqueadas varias concesiones, entre ellas, la de la Estación Marítima, cuya transformación en un nuevo centro de trabajo compartido ("coworking") ha despertado el interés de las empresas de innovación que demandan cada vez más este tipo de espacios.

En esta línea el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, ha anunciado que en el pleno de este mes de mayo presentará una moción para pedir que se agilice el proceso para regularizar la situación legal del Consorcio Valencia 2007, órgano gestor de La Marina. En este sentido, ha recordado que hace más de siete meses que el Estado liquidó su parte de la deuda y salió, dejando al organismo una suerte de “limbo legal” que todavía hoy no se ha resuelto. “No es normal que un polo de atracción de inversiones y de talento como es La Marina siga gestionado por un organismo en funciones sin capacidad para tomar determinadas decisiones importantes, y que ni a la Generalitat ni al Ayuntamiento parezca importarles”, ha lamentado.

Compartir el artículo

stats