Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

Los comerciantes exigen que se cambie la Ordenanza de Movilidad para poder aparcar en el centro histórico

Piden que les dejen estacionar en plazas destinadas a rotación o en el párquing de la Reina cuanto esté acabado

Cámara de la APR de Ciutat Vella ubicada en la calle Salvador Giner. GERMAN CABALLERO

La Unión Gremial y la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico han exigido que se modifique la Ordenanza de Movilidad para que los propietarios y trabajadores de los negocios de Ciutat Vella puedan obtener las tarjetas que darán derecho a aparcar en las plazas verdes y naranjas, que se van a destinar exclusivamente a los residentes del distrito (verdes) o que serán de uso preferencial para los vecinos y el resto de conductores mediante rotación (naranjas) . Los comerciantes están muy preocupados porque el plan anunciado por el Ayuntamiento de València no tiene en cuenta las necesidades de estacionamiento de los empresarios y profesionales que llevan años trabajando en el ámbito territorial de Ciutat Vella. “Necesitamos que se tengan en cuenta - explican fuentes de la asociación del Centro Histórico – las necesidades de los comercios no solo de los vecinos porque si no después nos lamentamos de que desaparezcan negocios tradicionales, ¿cómo no van a desaparecer si no los dejan mantenerse?”, matizan estas fuentes. Los comerciantes se sienten “discriminados” y “ciudadanos de segunda” porque “con nuestros impuestos contribuimos a pagar la iluminación y la limpieza de Ciutat Vella” pero no tienen alternativas para la movilidad en el barrio y para el estacionamiento, más allá del transporte público.

Modificar la ordenanza de Movilidad, para que los comerciantes ubicados en el Área de Prioridad Residencial y en el resto de Ciutat Vella puedan estacionar en las futuras plazas reservadas en principio a los vecinos, permitiría que tanto los dueños como los empleados de sus negocios puedan estacionar en horario comercial y diurno. Por la noche, apuntan desde Unión Gremial, podrían ser liberadas para los residentes o para clientes de los establecimientos de hostelería.

También un portavoz de esta organización profesional ha solicitado que sus agremiados “tengan un acceso preferencial a las nuevas plazas de aparcamiento en superficie pero también a las subterráneas”. Por ejemplo, en la Mesa de Movilidad celebrada el miércoles se cuestionó a los técnicos sobre si en el futuro párquing de la plaza de la Reina o en el de Juan de Vilarrasa, los comerciantes del centro histórico podrían acceder a un número determinado de plazas en condiciones ventajosas, para estacionar durante el día, y dejarlas libres por la noche para vecinos o uso de rotación. Sin embargo, el ayuntamiento defiende que sus estimaciones actuales indican que con el parque de plazas existentes en la actualidad, y con el que se desarrollará con la reorganización del sistema de estacionamiento regulado en Ciutat Vella, en las próximas semanas, sólo hay plazas disponibles en superficie para atender las demandas de los vecinos. Respecto a las del párquing de la plaza de la Reina o de Juan de Vilarrasa, en la Mesa de Movilidad, no se ha aclarado cómo se distribuirán.

Este responsable de Unión Gremial señala que el efecto de implantar nuevas restricciones a la movilidad, unidas a las derivadas del Área de Prioridad Residencial, en toda Ciutat Vella, “ahuyenta” a posibles inversores además de a los clientes de los negocios de hostelería. “Al final solo vienen turistas y ese tipo de medidas solo contribuyen a la gentrificación del centro histórico”, señala.

Amics del Carme, a favor

Por su parte, los componentes del colectivo Amics del Carme, en principio, están de acuerdo con este plan para crear nuevos espacios de estacionamiento en el espacio público restringido o de uso preferencial para los residentes. “Nos parece bien - afirma un portavoz de este colectivo- proteger el centro histórico para uso residencial pero lo que no nos parece bien es este sucedáneo de participación ciudadana ya que nos gustaría sentarnos en una mesa y hablar de la letra pequeña” para que se tengan en cuenta sus aportaciones concretas. Por ejemplo, en Amics del Carme entienden que en la plaza de San Nicolás “ya hay demasiadas plazas de aparcamiento” y que se debería reducir la presencia del coche “en algunos puntos”.

Compartir el artículo

stats