El cierre del Mercado de Benimàmet ha vuelto a poner el foco sobre la gestión de los 16 mercados municipales que existen en la ciudad, donde llegó a haber 24, por parte del actual gobierno del Rialto. La concejalía de Comercio, con Carlos Galiana al frente, anunció ayer un paquete de medidas específicas para fomentar la actividad comercial en el Mercado Municipal de Benimàmet. Galiana justificó el declive de este mercado porque "se trata de un mercado pequeño que dispone de sólo cinco paradas, de las que solo quedaban dos ocupadas". Para fomentar la llegada de vendedores se estudia "implantar una exención de la tasa mensual que pagan los concesionarios durante dos años, lo que significará que durante este tiempo serán bonificados todos los gastos que tienen que ver con la luz, el agua, el mantenimiento y la limpieza del recinto, que serán asumidos directamente por el Ayuntamiento de València.

Además, se barajará la posibilidad de llevar la Tira de Contar en los alrededores del mercado, tanto los miércoles como los sábados, donde los agricultores y agricultoras venderán productos de la huerta directamente. "Pensamos que puede suponer un atractivo y un aliciente extra para incrementar la visita de clientes a este mercado”, afirma Galiana.

El de Benimàmet no es el único mercado que ha echado el cierre por falta de vendedores y clientes, tal como ha denunciado el PP. El histórico mercado de San Pedro Nolasco, donde solo quedaba una vendedora, también cerró hace meses. Se espera que la reurbanización del entorno y la rehabilitación del edificio permitan recuperar este servicio.

La falta de mantenimiento ha puesto al borde de desaparecer a algunos mercados. Así ha ocurrido con el del Grao, considerado el mercado más antiguo de la ciudad, que lleva meses cerrado por las obras de restauración. La reapertura se anuncia inminente. "El nuevo mercado del Grau ya está listo y que en breve podrá abrir al público", afirma Galiana. En este mercado sólo quedaban tres paradas en activo. Con la reforma "se convertirá en un mercado de vanguardia que potenciará las compras de proximidad en el barrio marinero del Grao", sostiene el concejal de Comercio.

También se han tenido que hacer reparaciones de los forjados de los mercados de Algirós (actualmente en ejecución), Castilla, Russafa y Rojas Clemente. En este último, la intervención en el edificio ha sido completada con la peatonalización y ajardinamiento de la plaza. Se han llevado a cabo, además, la renovación del sistema de climatización de los mercados de Cabanyal, Nazaret, Castilla, Jerusalén, Jesús, Benicalap y el cambio de iluminación en varios mercados.

Según detalla Carlos Galiana, en los últimos años se han invertido más de 11 millones de euros en la mejora de los mercados municipales, entre ellos también el de Mossen Sorell, donde se ha llevado a cabo la reparación de las cubiertas y protección de la vidriera.

Otras de las asignaturas pendientes es la modernización (ya en fase de licitación) del mercado del Cabanyal, en el que también se anuncia una semipeatonalización del entorno. En este popular y concurrido mercado se instalará una consigna para recoger las compras realizadas por Internet con horario de tarde. Una solución que adapta a los mercados a los horarios de todas las personas.

Otro de los mercados que se ha renovado es el tradicional Rastro de València.