Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

La reordenación de aparcamientos en Ciutat Vella prioriza a los residentes y acaba con las plazas libres

La remodelación inminente del estacionamiento en el centro histórico creará 117 plazas verdes, exclusivas para vecinos; y 434 naranjas, con preferencia para empadronados

Todas las plazas de aparcamiento de la APR se convertirán en plazas exclusivas para residentes. GERMAN CABALLERO

El Ayuntamiento de València va a llevar a cabo una profunda transformación del sistema de aparcamiento del distrito de Ciutat Vella, con el objetivo de priorizar las plazas destinadas a los residentes del distrito valenciano. Tanto es así que se crean plazas verdes reservadas exclusivamente a los vecinos empadronados en la zona y además en las naranjas, tendrán preferencia los residentes y desde las 20 horas en días laborales y los sábados desde las 15 horas, solo podrán aparcar los residentes.

Este plan, que se pondrá en marcha en las próximas semanas, prevé crear 117 plazas de estacionamiento verdes, por tanto, restringidas a vecinos empadronados en Ciutat Vella; que se ubicarán en el actual ámbito geográfico del Área de Prioridad Residencial (APR). Además, se generarán 434 plazas naranjas, o de rotación durante horarios diurnos, que se ubicarán en este distrito pero fuera de la APR; y otras 107 plazas azules.

Respecto a la situación actual, se crean las plazas verdes, que no existen; se reducen un poco las naranjas -hay 498, 117 dentro de la APR y 381, fuera-; se quitan plazas en zona azul -151 hay ahora- y se eliminan las 9 plazas libres y blancas que aún quedan. Todas ellas, plazas verdes, naranjas o azules, son de pago. Los residentes tendrán beneficios, serán más baratas para ellos, excepto a las azules, que para quienes las usen como rotación por trabajo o por ocio.

En compensación, por estas reducciones, se habilitan hasta 167 plazas en zonas de carga y descarga, que se utilizarán en horario nocturno y que serán 93 para residentes y 74 para uso libre. Por ejemplo, se habilitarán para estos usos zonas de carga y descarga en la Avenida del Oeste y en San Vicente.

En términos absolutos, toda Ciutat Vella dispondrá de 644 aparcamientos -contando el nocturno en zonas de carga y descarga- frente a los 658 actuales. Todas estas cifras fueron dadas a conocer ayer por los técnicos de Movilidad Sostenible y de EYSA, la empresa que gestiona el estacionamiento regulado en Ciutat Vella, en la mesa de Movilidad que se celebró en el edificio consistorial de Tabacalera. 

La zona verde

En cuanto a los trámites para obtener los permisos, la zona verde será de estacionamiento exclusivo para residentes las 24 horas y no estará permitido el aparcamiento de rotación. El uso de estas plazas no requerirá de ningún trámite adicional para quien ya tiene la tarjeta de residente.

La zona naranja

La zona naranja será de estacionamiento preferente para residentes. Los vecinos empadronados en el centro histórico podrán estacionar las 24 horas al igual que en la zona verde.

Está permitido el estacionamiento de rotación solo dentro del siguiente horario: de lunes a viernes, de 9 a 20 horas; y los sábados de 9 a 15 horas. Fuera de este horario, la zona naranja se convierte en una zona exclusiva para el residente. El uso de estas plazas no requerirá de ningún trámite adicional para el que ya tiene la tarjeta de residente.

El concejal Giuseppe Grezzi explicó que esta remodelación de la planta de plazas de aparcamientos en Ciutat Vella obedece a la tendencia europea de reducir la presencia del tráfico rodado en el centro de las ciudades, como ocurre en Europa, explicó; y a un intento de priorizar el derecho a aparcar de los residentes en la zona. En este sentido, la actuación va en la línea de lo anunciado para Russafa hace unas semanas.

Quejas de comerciantes

En la propia Mesa de Movilidad surgieron las primera quejas y recelos sobre esta redistribución del espacio público destinado a aparcamientos con las distintas fórmulas pago explicadas. Los representantes de Unión Gremial y de los Comerciantes del Centro Histórico señalan que no pueden acceder a estas plazas de residentes porque aunque trabajan y pasan más tiempo en Ciutat Vella que en sus casas, no pueden obtener la tarjeta de residentes porque la normativa municipal no contempla su casuística. Por ello, creen que esta redistribución va a perjudicarles a ellos y a sus clientes. Además, los problemas de acceso a la propia APR, que ya sufren en este momento, tampoco se verían solucionados con esa nueva reordenación, según confirmaron los afectados a Levante-EMV.

Compartir el artículo

stats