Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís mantiene en Benimaclet que «el PAI no se hará sin la opinión vecinal»

Ribó y su equipo reiteran su negativa a la propuesta de Metrovacesa y vuelve a insistir en soterrar la Ronda Norte

Ribó y el equipo de Compromís acudió al feudo de Benimaclet. EDUARdO RIPOLL

El Grupo Municipal Compromís eligió Benimaclet como nueva parada en la ronda de «trobades» del alcalde, Joan Ribó, y sus concejales por diferentes barrios de la ciudad. En este caso, en un territorio «amigo», donde la adhesión del electorado fue cuatro puntos (31 contra 27) superior a la media de la ciudad.

Benimaclet ha sido uno de los espacios de mayor fricción entre los socios del gobierno durante la presente legislatura a cuenta del PAI. Y en este sentido, la formación naranja dejó clara su intención de no dar un paso atrás en sus convicciones, que pasan por una actuación mucho más atemperada en materia de edificabilidad. Y sobre este tema, el alcalde cedió la palabra a su segundo de a bordo, el vicealcalde Sergi Campillo el que ha comandado la reivindicación. Primero, marcando distancias al recordar que «nuestro partido sólo es un tercio de la corporación», en el sentido apócrifo de decir «hacemos lo que podemos o lo que nos dejan». Para, inmediatamente, advertir que «no vamos a aceptar una propuesta que acepte un agente urbanizador que esté de espaldas a la voluntad del barrio. Y eso es muy importante remarcarlo. ¿Y por qué? Porque el urbanismo no se puede hacer en los despachos, como se ha hecho en esta ciudad durante décadas. El Urbanismo es aquello que transforma nuestros barrios, nuestra vida, el día a día y es importante que esté hecho de la mano con los vecinos de cada lugar. Por eso es tan importante este PAI. Es una oportunidad para hacerlo con vosotros. Que sea un PAI que conserve el carácter de huerta de este barrio».

Siendo la cuestión de más ruido -la que arrancó los aplausos de la concurrencia-, también mantienen con vida el mega proyecto que precisaría de un par de legislaturas más: el soterramiento de la Ronda Norte y no para crear dos autovías en una, sino para reconvertir la actual vía en superficie en un terreno de conexión con la huerta. «Es crucial resvolver bien la frontera huerta-ciudad».

Compartir el artículo

stats