Francisco Rodrigo Rodrigo ha sido conductor de la EMT desde el 25 de mayo de 1990 y el pasado 11 de mayo se jubiló. Ayer domingo, un grupo de viajeros y viajeras de la ruta 14 de Horno de Alcedo-Castellar l’Oliveral y Pinedo le tributaton un emotivo homenaje y le hicieron entrega de varios obsequios para reconocerle «su dedicación, profesionalidad y su puntualidad durante años», tal como explica Ada Castillo, la principal promotora de este reconocimiento

Paco, de rojo, con su esposa Paqui, y un compañero. | A.C.

Un total de 15 pasajeros, en su mayoría mujeres, que cogen el autobus en Castellar-L’Oliveral, a las 6,40 horas de la mañana, se han unido para mostrarle su cariño después de muchos años «llevándonos al centro de València siempre con una sonrisa en la cara y de buen humor». «A Paco -cuenta Ada Castillo- lo quiere y lo conoce todo el pueblo de Castellar por eso decidimos darle esta sorpresa, sentarnos a almorzar con él y demostrarle que siempre va a estar en nuestros corazones».

El grupo quedó con Paco en el restaurante Casa Borrás de Pinedo. El chófer acudió acompañado de su esposa Paqui Hernández. Allí se encontró con un homenaje en toda la regla: palabras de reconocimiento, un cuadro con los nombres de las 15 mujeres y un hombre, que conforman el grupo de «compibus», un mini-trofeo de recuerdo y otros obsequios. «Al final ha llorado porque no se lo esperaba -dice Ada Castillo- y todos nos hemos emocionado mucho pero la verdad es que Paco se merece todo porque se ha ganado el cariño de todos». Junto a las organizadoras, también estuvieron en este almuerzo, Mercedes Alabaus, alcaldesa pedánea de Castellar; la presidenta de la Asociación de Vecinos Empar Puchades y la vicepresidenta Matilde Ramos; así como el jefe de los inspectores de la EMT.

Además, la propia Ada Castillo le hizo llegar una invitación al alcalde Joan Ribó para poner en valor la figura de este chófer que ha dejado una gran huella entre los pasajeros y pasajeras de estos Pobles del Sud.