Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat acelerará las nuevas líneas para tener "un transporte potente"

FGV prevé que los proyectos de las nuevas L11 y L12, así como la prolongación de la L10, estén aprobados en un año

La Generalitat acelerará las nuevas líneas para tener «un transporte potente»

El presidente de la Generalitat , Ximo Puig, subrayó ayer durante la inauguración del tranvía de Natzaret (L10) el compromiso de su gobierno con la «nueva movilidad» y aseguró que la «modernidad es tener un transporte público potente», al tiempo que invocó a «un gran pacto por las energías verdes».

Para Puig, el tranvía de València es emblemático». La primera línea de metro se puso en marcha en 1988 con el president Lerma y el primer tranvía, en 1994 con el conseller Eugenio Burriel, que convirtió València en la primera ciudad española que reimplantó el tranvía. Ahora el tranvía vuelve a Natzaret más de 50 años después de perderlo como consecuencia de la Riada de 1957. Era, dijo Puig, un «deber pendiente».

El president de la Generalitat ha subrayado igualmente el apoyo que supondrán los fondos europeos para poner en marcha nuevos proyectos que permitan recuperar líneas y abaratar tarifas. Citó el Plan de Mejora de Frecuencias de Metrovalencia, que cuenta con 235 millones y la Red de Movilidad Metropolitana Alicante-Elche, con 316 millones.

En València, Ferrocarrils de la Generalitat está trabajando en la redacción de los proyectos de las líneas 11, que conectará la calle Menorca con el Cabanyal a través de un trazado circular que bajará por la avenida del Puerto y subirá por Juan Verdeguer, y la línea 12, que dará servicio a la nueva Fe de Malilla. También se está consensuando ahora con el ayuntamiento el trazado de la prolongación de la L10, que circulará por el Puente de Astilleros y bordeará la Marina de València, hasta llegar por J.J. Dómine hasta el Cabanyal.

La redacción de los proyectos de las nuevas líneas tardará al menos un año, según apuntaron ayer fuentes de Ferrocarrils.

El alcalde de València destacó ayer que la puesta en funcionamiento de la L-10 de Metrovalencia es «un gran avance para la ciudad de València y para Natzaret, un barrio que durante años ha sido maltratado» por la expansión del puerto de València, cuyos efectos «se palían» ahora con la nueva infraestructura. Ribó recalcó la importancia para la logística urbana y para la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía que supondrá esta nueva línea de metro.

«Conectar un barrio como Natzaret con el barrio de Moreras, que está en pleno crecimiento, o con la Ciutat de les Arts i les Ciències, es un logro que me llena de satisfacción», añadió Ribó. «Por eso acabar este proyecto, que estaba dormido durante años por la falta de voluntad política, era tan importante, y por eso también lo es no quedarnos aquí y empezar a trabajar ya en la conexión de Natzaret con el Cabanyal y La Marina de València».

Compartir el artículo

stats