Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz verde al plan que protege el pueblo histórico de Campanar

El nuevo instrumento urbanístico cataloga edificios singulares como las Escuelas de San José

La plaza de la iglesia de Campanar. | LEVANTE-EMV

La junta de gobierno del Ayuntamiento de València aprobó ayer la evaluación ambiental del plan especial de Campanar y Beniferri. El Plan, que abarca parte del barrio de Campanar, el barrio de Sant Pau, y la pedanía de Beniferri, recoge las determinaciones del borrador que en su día se presentó a los vecinos y vecinas hace unos meses, incorporando además sugerencias y peticiones vecinales.

Los objetivos del plan se alinean con el concepto de ciudad 15 minutos, planteando dotaciones y esquemas de movilidad que dispongan los servicios y dotaciones básicos necesarios próximos a las viviendas.

Así, se propone un esquema de infraestructura verde que recoge los ejes principales ya delimitados sobre los caminos históricos en el Plan General, las conexiones con la huerta y los recorridos internos de conexión de Campanar con Beniferri.

Además, se replantea la intervención sobre la trama urbana existente, la disposición de nuevas viviendas y equipamientos públicos, y la gestión de los suelos pendientes para dotaciones públicas para el barrio.

Se aborda además la conservación y recuperación de la trama histórica aún reconocible en los núcleos históricos de Campanar y Beniferri. La ordenación vigente planteó en su momento un diseño en estas zonas que alteraba la morfología original del primitivo núcleo agrícola. Ahora, con esta propuesta, se conserva la trama histórica y además se recupera y mantiene la tipología original de vivienda tradicional.

Rehabilitar las casas

Las restricciones y prohibiciones que establecía el PGOU actual dificultaban la rehabilitación y recuperación de los edificios existentes, ya que limitaban el tipo y alcance de las obras que podían realizar. Con la nueva formulación del Plan Especial se corrige esta situación, facilitando la rehabilitación de viviendas y la regeneración urbana de los entornos históricos, además de la protección de elementos singulares como las Escuelas de San José.

En cuando a las nuevas dotaciones, se propone integrarlas en las zonas verdes y no en edificios residenciales como en el plan anterior. Se delimitarán para ello nuevas unidades de ejecución que permitan obtener el suelo necesario para desarrollar las zonas verdes y dotaciones necesarias para el barrio.

Naves para terciario

Se propone, además, el cambio de uso de la antena telefónica de Beniferri, de servicio público a uso terciario, y también las naves industriales de la avenida Valle de la Ballestera, que pasan de uso industrial a terciario.

«Con esta nueva ordenación, se consolida la conservación del patrimonio de nuestros barrios y su trama urbana histórica, promovemos la movilidad sostenible, y creamos mecanismos de gestión que facilitan la obtención del suelo necesario para construir nuevas dotaciones y equipamientos», explicó ayer el concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, en la rueda de prensa posterior a la junta de gobierno.

El plan avanza en la creación de una ciudad «más amable y más verde».

En la junta de gobierno también se ha aprobado presentar la rehabilitación del infrautilizado edificio municipal, de estilo modernista, del Punt de Ganxo, ubicado junto al Centro Arqueológico de l’Almoina a la nueva convocatoria de ayudas del plan Next Generation. El ayuntamiento va a solicitar en esta nueva convocatoria de ayudas 3.065.000 millones de euros de los que la Unión Europea financiaría tres millones.

Compartir el artículo

stats