Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ayuntamiento pone coto a las terrazas en la plaza de la Reina

El ágora conservará un pasillo de salida para los vehículos del parking

Las obras en la plaza de la Reina marchan a buen ritmo. | R.L.V.

La reforma de la plaza de la Reina, que se abrirá al público a finales de julio, ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre los establecimientos de restauración y hostelería que hay en la zona perimetral y la posible ocupación de espacios que en el futuro estarán destinados a los peatones. Sin embargo, el criterio del gobierno municipal es limitar las terrazas que hay en la actualidad de forma que esta gran explanada de 10.000 m2 de superficie sea un espacio para la ciudadanía.

El jueves, el concejal de Movilidad Sostenible Giuseppe Grezzi, dio algunas claves acerca de cómo se distribuirá el espacio comercial en este emblemático enclave. El espacio dedicado a la restauración «estará muy acotado y muy limitado», dijo Grezzi. De hecho, así figura desde el principio en el proyecto de reurbanización y renaturalización del ágora de la Catedral, recuerda el regidor. Un proyecto, que fue validado también por la Comisión de Patrimonio.

«La plaza de la Reina -explicó Grezzi- será una plaza ciudadana donde vamos a priorizar a los peatones» por tanto habrá actividad comercial y de restauración pero en un entorno «muy controlado y determinado». Además, según fuentes municipales se mantendrán los permisos ya existentes pero no se ampliará el número ni la superficie de las terrazas.

En la plaza de la Reina, también se tiene que habilitar una especie carril de servicio, que será señalizado, -y por el que saldrán los vehículos del parking, cuando esté terminado-, y los coches de los garajes de la calle Corretgeria. Por eso, este pasillo tendrá que quedar libre y no podrá ser ocupado por los negocios.

Plaza del Mercado

Por ende, las mismas fuentes han mostrado la preocupación del ayuntamiento porque en la plaza del Mercado algunas terrazas «se han adueñado del espacio público». En ese sentido, informan fuentes municipales, una vez se acaben las obras de reurbanización, que están casi a punto, se actuará para poner solución a esta proliferación descontrolada de mesas y sillas que tantas veces han criticado entidades como Amics del Carmen y la Federación de Asociaciones de Vecinos de València.

Tanto Espacio Público, que dirige Lucía Beamud, como Protección Ciudadana, que gestiona Aarón Cano, tendrán que tomar medidas porque hay varios establecimientos de la plaza que no respetan los permisos que se les concedieron, y presuntamente, colocan más mesas y sillas que las que les corresponden. Esto impide que los peatones puedan caminar con seguridad y comodidad.

Compartir el artículo

stats