Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cirugía urbana en la Ucrania de Orriols

La okupación y la delincuencia lastran la transformación de una zona en el centro del debate

La realidad y la figuración prevista en las calles de Orriols. levante-emv | M. D.

Las numerosas placas de los «Beneficios de la Ley de 15 de julio de 1954» del Instituto Nacional de la Vivienda delatan lo que es una parte importante de Orriols: un barrio crecido al abrigo del crecimiento sesentero y de una emigración que, dos generaciones y otra ola desde el otro lado del Atlántico después, afronta la realidad de estar en ninguna parte. O sí: entre distintas realidades. Es el espacio en el que el Ayuntamiento ha preparado una de sus cirugías para convertirlo en un lugar un poco más amable, aunque sea de aspecto: las calles Padre Vilas, Duque de Mandas, Agustín Lara, Reig Genovés y Arquitecto Rodríguez, callejón incluido, sobre las que se plantea uno de los proyectos de super-manzana, una reconversión de calles y aceras en un entorno más amable.

El talud de Arquitecto Rodríguez.

«Nos gusta el proyecto: las intervenciones urbanísticas que dignifican los espacios públicos son muy necesarios, pero esperamos que las fechas previstas sean de verdad y sobre todo, que se recuerde que hay un problema de plazas de aparcamiento pendiente», aseguran en Orriols en Lucha, donde sin embargo, recuerdan que no todo pasa por una operación estética. «Orriols necesita cambios fundamentales y el último fin es que sea un barrio seguro a todas horas del día y para todos».

La configuración de las calles a rehabilitar son reflejo de la historia de Orriols como barrio de 60 años.

Un poco más allá la modernidad del nuevo Orriols, de fincas modernas y grandes centros comerciales. La antigua huerta que había que transitar para ir al campo del Levante UD. En otro lado, los chaletitos de Don Bosco, casi todos ellos habitados y coquetones.

Cirugía urbana en la Ucrania de Orriols

La zona es una rareza en València en lo orográfico: aquí debió haber hace mil años una loma. Una de las pocas elevaciones del terreno en el término municipal. Es la que genera uno de los objetivos de la urbanización: acabar con el muro de escalera que la separa de la parte vieja mediante un talud verde y un paseo peatonal. El territorio en litigio enfrenta con las «casas de pueblo», arregladas, junto a la remodelada y terrera plaza de la Ermita.

Cirugía urbana en la Ucrania de Orriols

Y entre medio, el barrio de fincas a mitad camino de todo. En los bares de barrio reside la sabiduría popular: «esto es un barrio de estilo ucraniano». Lo han clavado. En la mesa se habla del proyecto de remodelación. Y hablan de pros y contras. «Si, habrá niños con pelotitas en la calle». Incluso se preocupan por los demás. «Los del Consum no podrán entrar a cualquier hora». Justo en ese momento, un proveedor está descargando. «Eso ya se hace en el centro». Hasta el dueño del bar es protagonista: «tu podrás hacer una terraza. Aunque habrá que ver entonces si te suben más el IBI». Pero también anuncian que «esto no cambiará si no se van los okupas y la delincuencia».

Cirugía urbana en la Ucrania de Orriols

Compartir el artículo

stats