Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Criba final en el concurso de ideas de la plaza del Ayuntamiento

Despachos internacionales y locales compiten por el rediseño de la plaza más icónica de la capital

La plaza del Ayuntamiento ya peatonalizada MAMontesinos

Las 22 propuestas presentadas al concurso de ideas para la reforma de la que es quizás la plaza más icónica de València, la del Ayuntamiento, donde se dispara la tradicional y multitudinaria "mascletà" fallera, han pasado ya una primera criba, de la que saldrán seleccionados "entre tres y cinco proyectos". Despachos de arquitectura internacionales y estudios españoles y locales compiten por hacerse con el concurso para reformular este gran espacio. Un desafío, que cuenta con un presupuesto de más de ocho millones de euros, en el que se deberán conjugar la funcionalidad y los usos tradicionales (desde los puestos de flores hasta la zona de disparo de la "mascletà") con criterios de sostenibilidad ambiental y mejora paisajística, sin que la plaza pierda su carácter de plaza abierta y se convierta en "una calle ancha" con objetos, como algunos arquitectos apuntan que puede ocurrir en las plazas de la Reina o Brujas.

Un jurado paritario y multidisciplinario será el encargado de elegir la propuesta ganador, que deberá respetar los criterios establecidos tras el proceso de participación "Pensem la plaça", en el que se recogieron más de 1.800 opiniones y participaron 33 entidades.

En la primera fase del concurso los equipos candidatos debían acreditar que cumplían los requisitos en un plazo de 30 días, un proceso que superaron 22 de los 26 proyectos presentados. En esta segunda fase ya se están revisado las propuestas que se presentaron de manera anónima y en unas semanas se formalizará la elección de entre tres y cinco anteproyectos.

El espacio, de 27.000 metros cuadrados, será peatonal, renovará los puestos de flores, dispondrá de fuentes para beber, baños públicos, sombra, vegetación, zona para plantar la falla o disparar la "mascletà", y no aumentará el número de terrazas. Otra de las incógnitas a despejar en la nueva plaza será si se mantiene o no el paso de la infrautilizada línea C1 de la EMT. Una decisión que "queda abierta" al criterio de las y los aspirantes.

Se prevé que el proyecto esté redactado en un año y que las obras, con un presupuesto máximo de 8,6 millones de euros empiecen en 2023. Una intervención que, en palabras de la concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, "supondrá un hito para la ciudad que transformará su principal plaza en un espacio de encuentro para las personas y avanzará en el objetivo de ser una ciudad climáticamente neutra”.

El tribunal que seleccionará el proyecto final será multidisciplinario. Además del alcalde, Joan Ribó, y la vicealcaldesa, del jurado forman parte representantes de los colegios de Arquitectos y de Ingenieros o las personas en quienes deleguen y personal técnico de la Conselleria de Cultura y el Ayuntamiento.

La propuesta ganadora recibirá 559.988 euros y se encargará de la redacción del proyecto básico, la ejecución y la dirección de la obra. Los entre tres y cinco equipos finalistas tendrán un premio de 9.680 euros para hacer frente a los gastos y el trabajo realizado.

La plaza del Ayuntamiento fue peatonalizada y reasfaltada en 2020 mediante un controvertido por su escasa calidad proceso de urbanismo táctico gracias al cual el 83% de la plaza es ahora para el peatón y apenas el 18 % para el vehículo privado. "Ahora queremos dar un paso más allá y decidir cuál será la plaza del Ayuntamiento de la próxima generación”, afirma Sandra Gómez. Será en todo caso un espacio peatonal, accesible y conectado con todo el distrito de Ciutat Vella, aseguran en Urbanismo.

Compartir el artículo

stats