Es la gran fiesta del exceso, pero que está llamada a atraer a gran cantidad de público, desde los que vienen a comer sin grandes pretensiones y pasarlo bien a los que quieren ponerse a prueba o ver a otros cometer locuras. Meat Carnival recibirá desde este jueves a todo aquel que quiera degustar creaciones elaboradas a partir de la carne una veintena de restaurantes, cáterings y empresas cárnicas.

Será en la explanada de la Estación del Grao. Los grandes eventos populares van rotando de emplazamiento con la nueva política de descongesionar el Jardín del Turia. Si la Feria Andaluza fue en el Paseo de Neptuno, ahora es en el espacio que ha dejado la antigua vía del tren. Allí, y previo pago con la moneda oficial, el «Meatcoin», se tiene al alcance de la mano todo tipo de creaciones: pinchos, brochetas, costillares, entrañas, «tomahawks», etcétera. Una carnicería de Jarafuel, Amadeo, aportará la «torrà valenciana» y como concesión a la diversidad, embutidos, patatas, espetos de pescado y algo de respostería y heladería. Y luego están los espectáculos. Hay «showcooking» propiamente dicho. Por ejemplo, el asado de una vaca entera (el sábado a mediodía) y todo tipo de masters y tutoriales dentro del programa «Universidad de la Brasa».

Se buscan valientes para comer alitas "infernales"

Y después están los concursos. Algunos, suaves, como el de «steak tartare» para profesionales. Y luego, las barbaridades, pero que son indispensables en este tipo de fiestas. Nada que no se haya visto en algún episodio de los Simpsons.

Así, el domingo, ya en los estertores de las jornadas, tiene lugar el concurso de Alitas Picantes. Se seleccionarán diez inconscientes entre las personas que se han inscrito -a más creatividad a la hora de narrar la experiencia propia con el picante, más posibilidades hay de ser seleccionado-. Los elegidos tienen que firmar un documento de eximir de responsabilidad a la organización «de cualquier consecuencia derivada de comer picante extremo». Todos ellos, y ante un público expectante, tendrán que ir tomando tres alitas por ronda. Cada una de las cuales, hasta diez, va aumentando el nivel de picante de la salsa con la que están bañadas. Hay que comer y mondar las alas y beberse un baso de leche para no quedar eliminado. La organización lo deja claro en la inscripción: hay que nombrar «a dos amigos que vendrán a recogerte cuando de desmayes».

Y a la siguiente semana, la Champions de la hamburguesa

La feria de la gastronomía cárnica no acabará con Meat Carnival. En los siguientes dos fines de semana está previsto celebrar, en el interior del Estadio Ciudad de València, otra fiesta parecida: The Champions Burguer. En este caso se darán cita una veintena de tiendas y franquicias para, mediante una valoración popular, conseguir el título de mejor hamburguesa de España. En este caso, las fechas son del 2 al 5 y del 9 al 12 de junio, en horario completo. También es una actividad recreativa que ha abandonado el Jardín del Turia (la anterior edición celebrada en València fue en 2019). Las gastronetas estarán en el césped del estadio, también con acompañamiento musical. m.d. valència

El reto de Joe Burguer

El día antes, el sábado, destaca también el «Reto del Chuletón», al que se someterá Joe Burguer: se ha comprometido a comerse una pieza de cuatro kilos y medio. Un taco de vaca frisona madurado 40 días y que debe meterse en el estómago este autodenominado «comedor profesional». Se trata de un ex policía reconvertido a desafiante de comida extrema, especializado en hamburguesas, pero que ahora afrontará una vacuno a la braza de proporciones colosales.

Todas estas actividades se completan con sesiones de música, pantalla gigante para ver la final de la Champions, tardeos, coctelería y tributos.

Las jornadas serán vespertina el viernes y de día completo, hasta las tres de la madrugada, en viernes y sábado y once y media el domingo, empezando en los tres casos a las doce del mediodía.