Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Los permisos para construir no pueden tardar más de 3 meses"

Arquitectos y promotores presionan al ayuntamiento para que agilice las licencias de obras y actividades El retraso por la burocracia «plantea muchos inconvenientes» advierte la arquitecta Marina Sender

Obras en una nueva finca incluida en el PAI de Malilla. | GERMÁN CABALLERO

Representantes de las principales asociaciones de constructoras valencianas (Aprova, Fevec y Fecoval) junto a los responsables de los colegios de arquitectos (CTAV) y aparejadores (CAATIEV) mantuvieron ayer una reunión con el alcalde Joan Ribó, en un intento de agilizar las licencias de obras y actividades en la ciudad, un problema que vienen denunciando, junto con el del agotamiento de las reservas de suelo edificable, desde hace tiempo. En la reunión, en la que también estaban la vicealcaldesa Sandra Gómez, y la concejala de Actividades Lucía Beamud, profesionales y empresarios han trasladado al gobierno del Rialto que no se está haciendo lo suficiente para agilizar las licencias cuyo plazo debería reducirse a 3 meses frente a los 10, e incluso, los 12 actuales.

«Hay que ser más ágil»

La presidenta del Colegio Territorial de Arquitectos, Marina Sender, destacó, al final del encuentro, que se prolongó más de dos horas, que es necesario trabajar para que las mejoras que el ayuntamiento está haciendo «puedan verse antes». «La situación del ritmo de concesión de licencias ha mejorado pero aún estamos en plazos de 8 o 9 meses, incluso 1 año, algo que para un inversor plantea muchos inconvenientes». «Aunque no es lo mismo hacer una vivienda unifamiliar que un bloque de 50, entendemos que 2 o 3 meses es un período razonable -para conseguir la licencia de obras-, aunque pueda haber proyectos más complicados». «Hay que ser más ágil», reiteró Sender. Promotores y arquitectos transmitieron que las medidas que se han adoptado hasta ahora, como el refuerzo de personal o el decreto de las entidades colaboradoras (Ecuv), son insuficientes. Arquitectos e ingenieros han puesto a disposición del ayuntamiento sus servicios para ayudar en los proyectos, asesorando en los procesos, descartando eso sí la posibilidad de un convenio para que los colegios puedan tramitar las licencias, algo que ya ha sido rechazado por los tribunales.

«No podemos tardar años»

«Queremos ayudar y generar un diálogo fluido para que todo el tejido empresarial funcione mejor», explicó Sender. Por su parte, Federico Esteve, secretario del colegio de arquitectos técnicos destacó : «nos preocupa el ritmo de concesión de licencias de actividades y obras». «Tenemos mucho que aportar para que mejore el ritmo». En este sentido trasladó al gobierno del Rialto «propuestas que ya funcionan en otras ciudades». «Necesitamos que se trate con firmeza y agilidad». «No podemos estar años para resolver» las licencias, remachó Esteve.

La gran bolsa de Vara de Quart

El alcalde Joan Ribó, por su parte, destacó que se ha reducido drásticamente el número de expedientes, pasando en licencias de obras de 10.000 a unas 1.100. Ribó destacó en relación a las reservas de suelo que «no estamos por la labor de ampliar» el suelo edificable. Queda espacio en los PAI y en el sector de la rehabilitación, dijo el alcalde, quien recordó que el plan de la huerta además no permite recalificar más suelo agrícola. «València quiere ser una ciudad compacta, de barrios y no expandirse más».

En la misma línea, se pronunció Sandra Gómez quien subrayó que en la ciudad hay suelo edificable suficiente. «Nuestro modelo es el de la ciudad consolidada», aunque ha recordado que se van a generar nuevas bolsas en zonas de regeneración urbana como los antiguos cuarteles de Ingenieros y Artillería. También subrayó el proceso de reconversión del polígono industrial de Vara de Quart, con 56 hectáreas donde habrá viviendas y terciario. Al mismo tiempo emplazó a profesionales y empresarios a hacer más uso de las Ecuv, porque en dos años solo han tramitado 41 expedientes.

Gómez, en relación al atasco de licencias, remarcó que«se ha desatascado el embudo que dejó el PP en 2015» si bien ha admitido que «hay margen de mejora» para «liquidar las listas de espera».

Lucía Beamud, por último, anunció una modificación de la ordenanza municipal de licencias de actividades. También se revisarán los procesos administrativos y ensalzó el nuevo programa RAIO para la digitalización y segmentación de los procedimientos, que llega con vocación de mejorar la gestión. En 2015 había más de 9.000 expedientes frente a los 2.000 que hay en trámites en 2021, finalizó.

Compartir el artículo

stats