Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma de la Estación de Autobuses se eterniza

La estación de autobuses de València

Las obras de remodelación de la decadente Estación de Autobuses de Valencia que tenían que arrancar esta primavera y que la Conselleria de Política Territorial licitó en enero pasado se retrasan. La previsión era iniciar las obras, con un plazo de ejecución de seis meses, esta primavera, sin embargo no ha sido así. La conselleria, sin embargo, apunta que el contrato se está tramitando en plazo si bien no concreta en qué momento está previsto que arranquen las obras.

Al concurso para un primer lavado de cara de la terminal de los años 70, obsoleta e infrautilizada, se presentaron tres empresas: Obras y Servicios Sercyoval en UTE con Proyectos y Contratas S.L.; Antilia Obras y Proyectos; y Contratas Vilor. Fue esta última la que se adjudicó en marzo pasado las obras de remodelación tras descartarse la primera por falta de calidad técnica y la segunda por baja temeraria. Sin embargo, casi dos meses después las obras de la terminal siguen sin arrancar.

El panorama en la terminal es desolador, con la mayoría de mostradores de empresas cerrados, un par de cafeterías abiertas en el hall principal y una sola tienda de bebida y alimentos en la zona de andenes. Los locales comerciales de la fachada principal son los únicos donde se mantiene aún cierto nivel de ocupación, aunque nada que ver con épocas anteriores de gran trasiego de viajeros.

Aunque los fines de semana y festivos aumenta la afluencia de público, un día entre semana el aspecto de la terminal es bastante desolador.

El aspecto de abandono exterior e interior de las instalaciones es evidente. Destacan las plantas de las jardineras del hall principal que en su día oxigenaban el espacio secas por falta de riego y las grandes cristaleras casi opacas por la suciedad acumulada. En los huecos de los ventanales de la estación que dejan ver los andenes se refugian las palomas sin que nadie desde hace tiempo limpie los excrementos de las aves.

Las obras de remodelación licitadas por la Conselleria de Territorio en enero cuentan con un presupuesto inicial de 600.000 euros y tienen como objetivo "dignificar las actuales instalaciones de la estación al renovar su aspecto". El anterior titular de la conselleria, Arcadi España, anunció una segunda fase de intervención para acometer una actuación más estructural e integral para la que está previsto convocar un concurso de ideas.

Suciedad en la terminal de autobuses de València

Las obras previstas por la conselleria de Territorio, ahora con Rebeca Torró al frente, contemplan la reparación de las entradas de agua y la pintura de los frentes del edificio a la calle con una coherencia cromática, así como de los paramentos horizontales y verticales del vestíbulo. También está prevista la sustitución de los dos frentes de carpintería de acceso desde la calle que, manteniendo la transparencia, incorporen puertas automáticas de vidrio, y se colocará carpintería acristalada entre el vestíbulo y el paso a la planta de andenes, que en la actualidad está abierto.

Además, se modernizará la señalización, se ejecutará la habilitación integral de los aseos del vestíbulo, y se mejorará la iluminación exterior e interior que ayudará a recuperará y poner en valor la sensación volumétrica del edificio.

La Estación de Autobuses de València se construyó en 1965 y las intervenciones realizadas hasta la fecha no han modificado de forma significativa el esquema compositivo y funcional del edificio, sus espacios se encuentran infrautilizados y sus elementos constructivos requieren de rehabilitación.

De 15 millones de viajeros en su época de esplendor a los actuales 2,5. La caída hubiera sido mayor si no fuera por las empresas que hacen las rutas con el norte de Europa, países del Este y el Magreb. Las compañías que más pasajeros mueven siguen siendo las que operan con Madrid, Barcelona o Alicante. Estudiantes, usuarios de clases medias y migrantes son el perfil más habitual de viajeros en la terminal.

Compartir el artículo

stats