La Policía Local de València ha probado un cañón sónico en la Central de la Avenida del Cid. Se trata de una tecnología innovadora en materia de protección de multitudes, control de masas y protección de espacios públicos, capaz de enviar de manera precisa señales acústicas no lesivas de gran potencia, que puedan informar o disuadir a una o varias personas de manera selectiva, sin afectar al resto de asistentes.

“Para nosotros la innovación es fundamental, buscamos siempre las tecnologías del futuro y el departamento de proyectos europeos es el encargado del I+D. Hace poco presentamos el dron que mide la temperatura individualizada de las personas, ahora presentamos este cañón, que tiene unas posibilidades interesantes en materia de seguridad y de emergencias”, ha afirmado el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano.

El concejal Aarón Cano ha acudido a la prueba pìloto. R.L.V.

Hace poco presentamos el dron que mide la temperatura individualizada de las personas, ahora presentamos este cañón, que tiene unas posibilidades interesantes en materia de seguridad y de emergencias”, ha afirmado el concejal Aarón Cano

La prueba se enmarca dentro del proyecto europeo S4ALLCITIES, en el que participa la Policía Local de València, que trata de investigar la utilización y aplicación de nuevas tecnologías y como integrarlas para proteger a las personas en los espacios y eventos públicos. En este caso se va a probar un potente cañón sónico que tiene dos funcionalidades principales; mejorar las comunicaciones y las instrucciones que lanzan los servicios de emergencia a las personas que se encuentran en las aglomeraciones, y hacerlo además de manera selectiva y precisa, a un grupo concreto de personas; y desescalar conflictos o alteraciones del orden público, sin molestar al resto de participantes que no están ocasionando ningún problema.

El dispositivo inteligente permite inmovilizar a una sola persona, en medio de una multitud. Rober Solsona /Europa Press

Esta herramienta es capaz de enviar, desde una distancia de hasta 200 metros, una señal acústica capaz de neutralizar a una sola persona o a un grupo concreto que están ocasionando problemas. De esta forma, se puede intervenir de manera efectiva y no lesiva en reyertas u otros episodios de alteración grave del orden público, sin afectar al resto de asistentes.

Esta herramienta puede enviar a 200 metros, una señal acústica capaz de neutralizar a una sola persona o a un grupo concreto que están ocasionando problemas. Así, se puede intervenir de manera no lesiva en reyertas, sin afectar a otros asistentes.

Un momento de la demostración policial. Un agente enfoca el cañón hacia otros compañeros, sin accionarlo. R.L.V.

Durante la prueba de hoy se han recreado situaciones reales, para poner a prueba esta tecnología y comprobar si es viable y resulta operativa desde el punto de vista táctico, y sobre todo comprobar que su utilización resulta inocua para todos los participantes en la prueba. En la demostración han participado otros cuerpos policiales y de emergencia como CNP, Guardia Civil, Policía Militar y diversas policías locales, que también pueden ser usuarios finales de esta tecnología, que van a participar con su experiencia en el proceso de evaluación. Cano ha explicado: “se va a investigar y comprobar su utilidad, y en función de los resultados se decidirá sobre su adquisición por parte de la Policía Local”.

Demostración realizada esta mañana en la sede de la Policía Local. Rober Solsona/Europa Press

Cano ha explicado que “se va a investigar y comprobar su utilidad, y en función de los resultados se decidirá sobre su adquisición por parte de la Policía Local”.

El proyecto S4ALLCITIES tiene como objetivo mejorar la seguridad de las ciudades inteligentes o Smart City, e integrar todas las herramientas con las que cuentan las ciudades para mejorar el tránsito de información, la ciberseguridad y la protección de la ciudadanía.