Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan verde prevé seis áreas con "zonas verdes informales" alrededor de la ciudad

Zona de huerta de la Punta. JM Lopez

El Plan Verde y de la Biodiversidad de València que tramita el Ayuntamiento de València, a través de la Concejalía de Ecología Urbana que controla Compromís, y elaborado por la empresa Aranea identifica hasta seis grandes espacios de borde urbano con “zonas verdes informales” como las previstas en el PAI de los huertos urbanos de Benimaclet.

Unos huertos a los que el plan verde atribuye "gran valor ambiental y social", pero que sin embargo en las encuestas previas a la elaboración del plan especial de Benimaclet, tramitado este por la Concejalía de Desarrollo Urbano, en manos del PSPV, y llamado a regular los usos agrícolas urbanos no goza de gran apoyo vecinal, con apenas un 11% de encuestados que los consideran una infraestructura necesaria por encima de otras dotaciones como las deportiva, culturales y los jardines.

Zonas libres de edificación

Se trata de seis zonas de amortiguación o transición entre la ciudad y el entorno rural donde existen bolsas de suelo degradadas pendientes de urbanizar “donde se concentran buena parte de las tensiones ecológicas generadas por el proceso urbanizador que resultan estratégicas para la infraestructura verde”. Las seis verdes informales señaladas se encuentran en el entorno de Benimàmet, en Campanar, Benicalap y San Miguel de los Reyes, Benimaclet y la UPV, Font d’En Cors-Fuente de San Luis-Natzaret y Malilla-Faitanar-Pobles del Sud.

El plan verde grafía los terrenos a oeste, sur y este del núcleo histórico tradicional de Benimàmet en su encuentro con las carreteras de circunvalación (CV-31 y CV-30) como gran área de amortiguación conectada además con el parque lineal de Benimàmet, de reciente creación. Las grandes bolsas de suelo a las afueras de Benimàmet, antes huerta productiva, están abandonadas, aunque mantienen algunos huertos de autoconsumo.

En Campanar hay prevista otra zona de amortiguación complementaria de la actual zona de huerta productiva incluida con la mayor protección en el Plan de Acción Territorial de la Huerta de València que incluye la franja de suelo de unos 50 metros de anchura ubicada entre las avenidas Pío Baroja y Maestro Rodrigo con los campos agrícolas donde proliferan usos informales, como aparcamientos de vehículos.

El plan verde señala como otra zona de amortiguación que debe preservarse de la edificación el espacio que ocupan entre los distritos de Benicalap y Rascanya las huertas históricas regadas al norte de la avenida Hermanos Machado (Ronda Nord), donde también se incluyen algunas zonas verdes informales.

En Benimaclet señala el plan verde que los desarrollos urbanísticos previstos (PAI de Benimaclet Este) no se han producido con la celeridad que estaban pronosticados, con lo que en la zona han proliferado usos espontáneos, como los de huertos urbanos, que forman “una infraestructura verde informal de gran valor medioambiental y social”.

Además existe una bolsa de transición entre el camino de Vera y la calle de Agustín Alaman Rodrigo en que proliferan usos relacionados indirectamente con la Universidad como aparcamientos informales o pequeñas instalaciones industriales que también se incluyen como zonas verdes informales.

La quinta área de amortiguación se sitúa en el entorno de la Font d’En Cors, la Fuente de San Luis y Natzaret, donde el abandono y degradación de estos límites se ve alentada por la existencia de grandes infraestructuras, como la EDAR de Pinedo, Mercavalència y el Puerto de València. Predominan los tejidos urbanos sin rematar como los de la Font de Sant Lluís, Natzaret o los nuevos desarrollos al norte que lindan con el antiguo cauce del río Turia. Se incluyen como zonas verdes informales en el plan verde desde las pastillas de suelo de la Zona de Actividad Logística (ZAL) del puerto, cuya reversión a agrícola reclaman los vecinos de la Punta tras la reciente sentencia que anula el plan especial de la citada zona logística, hasta las parcelas del borde urbano de la Punta.

Por último, el plan prevé una zona de amortiguación en la franja delimitada al norte por por la carretera V30 y sus terrenos anexos; y al sur por las pedanías de la Torre, el Forn d’Alcedo y Faitanar.

Compartir el artículo

stats