Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de la luz dispara las solicitudes para instalar placas solares en València

El ayuntamiento tramita 61 expedientes en lo que va de año, el doble de los gestionados en 2021

Tejados con paneles fotovoltaicos en el centro histórico

Los incentivos a la instalación de paneles solares sumado a la modificación hace un año de la ordenanza municipal de Captación Solar, que ha reducido la burocracia para este tipo de sistemas, así como la escalada en los precios de la luz ha disparado las solicitudes de particulares para la colocación de placas solares en edificios y viviendas. De las 28 solicitudes que se presentaron en 2021 se ha pasado a las 61 que se han gestionado en lo que va de año, según los datos que maneja la Concejalía de Emergencia Climática, con Alejandro Ramón al frente.

Por el ritmo de entrada de solicitudes, los técnicos municipales calculan que la cifra podría acabar triplicándose en relación al año pasado. Se trata de cifras que pese a no ser destacables en una ciudad de 800.000 habitantes si dejan en evidencia el interés creciente de los ciudadanos por acudir a las energías renovables para ahorrar en la factura de la luz, en un contexto además de inflación y subida generalizada de precios.

Además de la modificación de la ordenanza de Captación Solar el ayuntamiento está tramitando la modificación puntual de las normas urbanísticas del PGOU para la "la mejora de la accesibilidad universal, la eficiencia energética y el autoconsumo con instalaciones para el aprovechamiento de la energía solar en edificios existentes”. El objeto es eliminar barreras a la implantación de instalación de sistemas de captación solar de energía para el autoconsumo. Una tecnología que todavía se topa con dificultades en entornos y edificios protegidos, donde solo se permitirán las instalaciones cuando la comisión municipal de Patrimonio o la Conselleria de Cultura determinen que no hay afección alguna sobre el patrimonio de la ciudad.

Para hacer atractiva la transición energética, el Ayuntamiento de València ha propiciado la bonificación del 50% del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y el 95% del Impuesto sobre Construcciones Instalaciones y Obras (ICIO) en instalaciones solares térmicas y fotovoltaicas.

Siete barrios con comunidades energéticas

Desde el año 2020, el Ayuntamiento trabaja en la promoción de Comunidades Energéticas en la ciudad. En concreto se han planteado dos proyectos piloto, uno en la cubierta de un edificio público en Castellar y otro sobre una cubierta privada en el barrio de Aiora. En ambos casos se han constituido asociaciones sin ánimo de lucro, fundadas y constituidas por vecinos de ambos barrios, con el fin de llevar a cabo los proyectos.

En el caso de Castellar, la Comunidad Energética tiene ya la instalación lista para conectar y la participación ciudadana ha sido todo un éxito, agotando las participaciones disponibles en tan solo unas semanas.

Al margen de ambos proyectos piloto dinamizados a través de la Oficina de la Energía, han surgido diversas iniciativas, embriones de Comunidades Energéticas en distintos barrios. El caso más avanzado es el del colegio Ballester Fandos, en la Malva-rosa, que tiene previsto llevar a cabo una primera fase de su instalación en los próximos meses. La asociación empleará parte de la energía generada para cederla gratuitamente a familias en situación de vulnerabilidad alrededor del centro educativo y luchar así contra la pobreza energética.

En paralelo, han ido surgiendo grupos de vecinos interesados en dinamizar Comunidades Energéticas en sus barrios, concretamente en El Carme, Malilla, Campanar y Font d’En Corts que están dando sus primeros pasos.

El concejal de Emergencia Climática y Transición Energética ha presentado una moción al pleno del Consell para mejorar las condiciones de las comunidades energéticas locales (CEL) planteando medidas como un aumento de 100 kW a 5 MW de la potencia nominal máxima de las instalaciones de producción renovable susceptibles de convertirse en CEL y pasar de 500 a 5.000 metros el radio máximo de acción de las CEL, entre otras medidas

Compartir el artículo

stats