Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las huertos urbanos "informales" se extienden al entorno del parque de Desembocadura de Natzaret

Los vecinos aseguran que invaden el antiguo cauce y reclaman que se regulen los usos

Uno de los huertos irregulares que han aparecido en Natzaret

Los huertos urbanos irregulares, definidos como "zonas verdes informales" en la memoria del nuevo Plan Verde de la Concejalía de Ecología Urbana, llegan al barrio de Natzaret, en concreto, al entorno del futuro Parque de Desembocadura. Aunque el número todavía es escaso, ya han hecho su aparición pequeños espacios de cultivo cerrados con palés o somieres que invaden terrenos del antiguo cauce, al final de la calle Mayor. Los huertos son visibles desde los edificios del nuevo barrio de Moreras.

La Asociación de Vecinos de Natzaret, que gestiona hasta cuatro zonas de huertos urbanos en el entorno de la Punta, en lo que se denominó en los años del boom del ladrillo el "triángulo de oro", se desmarcó ayer de la aparición de estos huertos. "Es gente que ha llegado, se ha puesto cuatro palés y ha empezado a cultivar sin más". Nada que ver apuntan con las zonas de huertos que gestiona la asociación, en algunos casos en colaboración con los colegios, para recuperar espacios de huerta degradados o abandonados en Quatre Carreres y la Punta, en el entorno de las vías del tren. Unos terrenos que expropió en su día Renfe pero que no llegó a ocupar y que la empresa cedió hace años para uso agrícola a los vecinos.

El plan verde, como informó este diario, contempla la creación de al menos seis zonas de transición entre la huerta y la ciudad donde tendrán cabida las parcelas agrícolas existentes. La Punta de hecho es una de las zonas de transición previstas en el plan.

Los vecinos de Natzaret defienden la creación de huertos urbanos como espacios no solo de autoconsumo para los vecinos sino también de socialización, si bien reclaman el uso regulado de estos espacios para los que incluso han propuesto una ubicación concreta en el barrio, en la calle El Sech, en el entorno del Espai Natzaret que ocupa los terrenos de la fábrica Moyresa cedidos a la ciudad para incorporarlos al Parc de Desembocadura.

La proliferación de huertos ilegales en el entorno del futuro PAI de Benimaclet también empieza a generar conflictos entre los vecinos que denuncian los cerramientos incontrolados con viviendas precarias incluidas y la inseguridad en algunos puntos donde se han producido ya pequeños incendios. Los huertos urbanos han sido motivo de enfrentamiento entre los socios del gobierno del Rialto. Mientras Compromís ha defendido la idea de mantener los huertos urbanos actuales, el PSPV defiende acotar y regular su uso en el planeamiento. Como sea, la encuesta previa a la redacción del plan especial de Benimaclet ya ha dejado ver la falta de apoyo de los vecinos a los huertos urbanos, que solo demanda un 11% del vecindario, cuya prioridad en cuanto a dotaciones son las deportivas y culturales.

Compartir el artículo

stats