Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El robo de cobre desaparece con las "farolas inteligentes"

El ayuntamiento pondrá 14 cámaras de vídeo en el Paseo Marítimo para regular el alumbrado . Notario y Fuset presentan el nuevo sistema de telegestión de las luminarias de la ciudad

Alumbrado público en el centro de València

El sistema de telegestión del alumbrado público de València, que cuenta ya con 20.000 luminarias telegestionadas individualmente en distintos puntos de la ciudad, ha permitido acabar con el robo del cable de cobre de las farolas, un problema que en 2015 era un gran quebradero de cabeza para el ayuntamiento, al que reponer el cableado sustraído le generaba un gasto anual de medio millón de euros.

La transmisión de datos ha permitido detectar el corte de cableado de manera inmediata. Cuando hay un corte a los equipos de mantenimiento llega un aviso que, al atender en un espacio breve de tiempo el aviso, impide que se pueda robar cable con facilidad. Así lo ha explicado hoy la concejala de Gobierno interior, Lluisa Notario, quien ha asegurado que el robo del cable es ya algo "residual". La telegestión ha permitido acabar con el problema, ha destacado la concejala que ha presentado junto con el concejal de Agenda Digital, Pere Fuset, el nuevo sistema de telecontrol del alumbrado público.

La telegestión del alumbrado, ha destacado la concejala, "es altamente efectiva". "Nos permite regular y optimizar las condiciones de iluminación según las condiciones ambientales y el uso de los viales y espacios públicos, tanto por vehículos como por peatones, así como monitorizar el alumbrado público, optimizar la iluminación pública con la detección de desviaciones de consumo o averías con la consecuente bajada en el gasto de energía, facilitando además una mayor eficiencia en el mantenimiento de la instalación porque toda la información la tenemos en tiempo real". La telegestión permite también monitorizar el consumo en tiempo real y también comprobar el histórico del detalle de los consumos de energía así como si se producen consumos anómalos.

Camaras de infrarrojos en la playa

Otra de las utilidades de la telegestión es regular la intensidad de la iluminación en función de la gente que haya en la calle. Es el caso del Paseo Marítimo donde se van a instalar 14 cámaras de vídeo que permitirán comprobar la afluencia en el paseo y en la playa y reducir o ampliar la intensidad de luz. El proyecto -ahora misma en ejecución- de telegestión de las luminarias en la fachada marítima, en los barrios del Cabañal y la Malvarrosa, incluye dispositivos de detección de presencia altamente sofisticados para detectar si hay personas en el paseo marítimo, de forma que si no hay nadie los niveles luminosos sean mínimos en el paseo y nulos en la zona de la arena. Cuando se detecte la presencia de personas se elevará el nivel luminoso.

A lo largo de todo el paseo marítimo se instalarán 14 cámaras de video CCTV dotadas con software de análisis de video para ser utilizadas como sensor capaz de detectar la presencia de personas, tanto en la zona de la arena de la playa como en la zona del paseo marítimo de la Malvarrosa. Estas cámaras están especialmente diseñadas y seleccionadas para la detección de personas en movimiento, incluso en la oscuridad absoluta de la playa, mediante un fajo de rayos infrarrojos.

El control de la iluminación también se ha llevado a cabo en el Parque Natural del Saler, una zona muy sensible por la presencia de fauna a la contaminación lumínica pero donde también los vecinos que residen necesitan disponer de alumbrado. La telegestión de las luminarias permite reducir de forma aislada un 20% el brillo de las luminarias en todos los escalones que realiza a lo largo de la noche.

Con el nuevo sistema presentado hoy la intención es unificar todas las plataformas que tenemos y coordinar los protocolos y controladores de luminarias. Para ello se van a poner así 60 cuadros de control. Además se instalarán 2.200 de luminarias nuevas. "La idea es ir avanzando hasta llegar al objetivo de tener todo conectado"

En palabras del concejal de Agenda Urban, Pere Fuset, con este sistema “se personaliza a las necesidades reales de la ciudad”. El objetivo de la telegestión aplicada al alumbrado público es disponer de una herramienta informática para la gestión de todos los elementos que componen la instalación y consiste en el despliegue de dispositivos en los cuadros eléctricos y dispositivos punto a punto en las luminarias.

En 2015 el Ayuntamiento de València inició una importante renovación del alumbrado, especialmente en algunos pueblos como la Punta, donde se instalaron los primeros 1.000 controladores de luminaria con sistema de comunicación por radiofrecuencia. Paralelamente y mediante diferentes proyectos se implementó la telegestión también en los centros de mando del alumbrado público. A lo largo de estos años se ha ampliado la red de telegestión, y en la actualidad hay instalados 250 controladores de centro de mando del alumbrado público con la previsión de llegar a los 740 centros de mando que existen.

El sistema avanza en la ciudad inteligente e interconectada (smart city) donde el alumbrado público es importantísima porque es una infraestructura omnipresente en cada uno de los barrios y pueblos de la ciudad que disponen de energía eléctrica y, por lo tanto, es susceptible de soportar varios elementos como por ejemplo cámaras de video CCTV y sonómetros, entre otros. Otra aplicación de la telegestión es el control de la iluminación de los monumentos de la ciudad de València, puesto que a través de los controladores de luminaria se puede programar el horario de los monumentos distinguiendo entre semana y fin de semana, así como en verano o invierno, hasta una hora determinada, a la cual se apagarán todas las luminarias que pertenecen a ese grupo virtual.

Los distritos y barrios donde se ubicarán los controladores de luminarias son: Massarojos, Teuladella, Casas de Bárcena, Benimàmet, Beniferri, Poble Nou y Borbotó, por el norte, el Jardín del Turia (en Sant Pau, Tendetes, Morvedre y Pla del Real; asi como La Punta (PAI de Moreras), Natzaret, la Devesa, El Palmar, Perellonet, Castellar, Forn d'Alcedo y la Torre.

Compartir el artículo

stats