Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Infraestructuras

La inyección de 165 millones en ayudas europeas permitirá reducir la aportación de las tres administraciones al canal de acceso

El Consell da vía libre al convenio que deja una semana de plazo a Adif para aprobar el acuerdo entre las tres administraciones y licitar las obras

Playa de vías junto al jardín del Parque Central (derecha), la estación Joaquín Sorolla (derecha) y el canal de acceso (arriba a la derecha). València Parque Central Alta Velocidad 2003 SA

El pleno Consell autorizó ayer el convenio entre la Generalitat, el Ayuntamiento de València y la empresa pública Adif (Administrador de infraestructuras ferroviarias), dependiente del Ministerio de Transportes, para la ejecución y pago de las obras de la fase tres del canal de acceso, el pasillo ferroviario de entrada de las Cercanías y la alta velocidad hasta el viaducto de Giorgeta, que supondrá una inversión de 531,6 millones de euros, según informó ayer la vicepresidenta y portavoz del Consell, Aitana Mas. Esta actuación, como ayer informó Levante-EMV, da una semana para que el acuerdo suscrito por las tres administraciones pase por el consejo de administración de Adif AV de julio, que se celebrará la próxima semana, para proceder a la licitación de las obras. Un trámite que algunas fuentes consultadas por Levante-EMV ven complicado de cumplir. Aunque otras no lo ven posible.  

La fase tres del futuro canal de acceso contempla el soterramiento de todas las vías de acceso a las estaciones de València Nord y Joaquín Sorolla, que incluirá la prolongación de los túneles del nudo sur por donde acceden actualmente los trenes de alta velocidad, así como la remodelación de la estación Joaquín Sorolla para ampliar su capacidad. Según informan fuentes del Consell "el coste estimado de la actuación global del canal de acceso, fase tres, será de 531.689.000 €" distribuido entre las tres administraciones. Adif Alta Velocidad abonará el 50 % (265.845.000 €) y la otra mitad se distribuirá entre el 25% de la Generalitat (132.922.000 €) y el 25% el Ayuntamiento de València (132.922.000 €). A esta cantidad habría que sumar el coste estimado de 18,2 millones de euros de la remodelación de la Estación Joaquín Sorolla y ampliación del aparcamiento adyacente será de 18.247.000 €, que financiará Adif-Alta Velocidad. El proyecto de la fase tres del canal de acceso está incluido en el Plan de recuperación, transformación y resiliencia (PRTR) de España, con una financiación inicial prevista de 163.850.000 €.

Una ayuda europea que, según ha podido saber Levante-EMV, se descontará del total de la actuación (los 531,6 millones) y no sólo de la cantidad que debía aportar Adif, por lo que la cifra a financiar por las tres administraciones se reduciría a 367,83 millones. Una decisión que beneficia a la empresa pública estatal pero también a la Generalitat como al Ayuntamiento de València que podrían ver rebajada su aportación final a los 91,9 millones, una vez llegue la financión europea.

Complejidad de las obras

La complejidad de las obras del canal de acceso la da el presupuesto que se invertirá en apenas un kilómetro (el pasillo de entrada a las estaciones de València por el bulevar Federico García Lorca) que por fin quedará liberado del cinturón de hierro que ha partido en dos 170 años los barrios de Malilla, la Raiosa y Cruz Cubierta. La actuación del canal de acceso soterrará todas las vías de Cercanías procedentes de Gandia, Xàtiva y Castelló, además de completar el soterramiento de las de alta velocidad que salen en superficie desde 2010 poco antes del puente de Giorgeta.

La obra de ingeniería tendrá un triple reto: compaginar la ejecución con el tráfico ferroviario diario, garantizar el acceso en superficie a todos los trenes a las estaciones de Joaquín Sorolla y del Norte y, mediante los mínimos cambios, servir para el acceso soterrado cuando se complete la actuación ferroviaria-urbanística con la Estación Central y el túnel pasante. El plazo de ejecución será de 51 meses. La previsión de Adif es que el túnel de Giorgeta no se derribe hasta un año antes de finalizar las obras, alrededor de 2026, para facilitar los trabajos, que también incluirán el desvío del colector sur. El Ayuntamiento de València ya ha comenzado a rediseñar el espacio urbano que liberará la desaparición de las vías para crear un bulevar Federico García Lorca «más verde y con menos viales», según adelantó en su momento el concejal de Movilidad de València, Giuseppe Grezzi.

Compartir el artículo

stats