Las piscinas de Nazaret, el Palmar y Benimaclet disponen de sistemas antiahogamiento que detectan si los nadadores se encuentran más de 30 segundos por debajo de los cuatro centímetros de agua. El concejal de Deportes, Javier Mateo, ha asistido esta mañana a la puesta en marcha en la piscina municipal del Polideportivo de Benimaclet de un sistema que busca minimizar las posibilidades de accidentes en las piscinas de verano de la ciudad mediante el uso de nuevas tecnologías. En concreto, se trata del sistema de seguridad valenciano Nagi Smartpool de Zonyx.

Este dispositivo va colocado en los gorros, ojeras o cintas adaptadas para los nadadores, que emitirá una alarma en el reloj inteligente del socorrista si detecta que el usuario permanece por debajo de los cuatro centímetros de agua más de 30 segundos. Se trata de una tecnología pensada inicialmente para el seguimiento de personas con el fin de garantizar los aforos y la distancia de seguridad y que se ha adaptado a la actividad en las piscinas.

Antenas de Bluetooth

En concreto, en las piscinas de Benimaclet, Natzaret y el Palmar se han instalado antenas de Bluetooth que monitorizan en todo momento los dispositivos y, en el momento en que uno de ellos deja de emitir señal, salta la alerta del sistema, vinculado al reloj del socorrista. La pantalla señala concretamente el punto de la piscina donde el dispositivo emitió señal por encima de los cuatro centímetros de agua por última vez. Y es que, además, el nuevo sistema permitirá que los nadadores calculen la distancia, el número de largos, la velocidad o el tiempo medio por cada 100 metros, de forma que mejoran su rendimiento.

El concejal de Deportes, Javier Mateo, ha señalado que el sistema “nos permite implementar la tecnología para mejorar la seguridad de nuestras piscinas y de sus usuarias y usuarios. De momento es una instalación que servirá de prueba para instalarlo en las piscinas cubiertas, dado que nos permitirá ludificar la práctica deportiva, abriendo un amplio número de posibilidades a los bañistas, así como obtener valiosos datos para la gestión municipal”. De momento este sistema se usará en los cursos de natación para prevenir ahogamientos en las piscinas de verano del Palmar, Natzaret y Benicalap mientras se estudia su futura implantación en otras piscinas cubiertas de cara al nuevo curso.