Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La saturación de eventos en verano complica el montaje de la Batalla de Flores

El concurso ha quedado desierto y el ayuntamiento ha tenido que recurrir a la contratación directa

Campo de clavellones listos para el domingo. Daniel Tortajada

Que el concurso para instalar los palcos de la Batalla de Flores haya quedado desierto y haya habido que recurrir al procedimiento abreviado ha servido de telón de fondo para que gobierno municipal y oposición se hayan enzarzado, tal como marca el guión. Así, el concejal Carlos Galiana ha salido a replicar al Partido Popular. No porque el concurso quedara desierto, que es palmario, sino porque consideran que es "malintencionado sugerir que corra peligro la celebración de la Batalla de Flores". 

Obviamente, si la licitación falla, hay que recurrir a un procedimiento abreviado. Por cierto, este servicio (por 41.000 euros netos) se sacó a concurso en esta ocasión por primera vez "en tiempo y forma: el mes de abril". El concurso quedó desierto "hace ya dos semanas" (se inscribió hace tan sólo una semana), por lo que se llevó a cabo "la contratación directa como en años anteriores de los diferentes servicios necesarios, como sonido, infraestructuras complementarias a los palcos o decoración y tarima de autoridades. Todos los contactos necesarios, presupuestos y la aceptación de estos ya se han dado, además con empresas que tradicionalmente han ofrecido esos servicios para esta celebración".

¿Por qué quedó desierto? Lo achaca el gobierno municipal a la saturación de la demanda. "Es un mes en el que hay muchos eventos que requieren los servicios de empresas que ofrezcan infraestructuras, sonido". No es, por consiguiente "por una cuestión de precio". 

Aprovecha el edil para tildar de "cinismo" las críticas del PP "al intentar malmeter en una celebracion que ellos nunca licitaron" -la nueva legislación obliga a sacar a concurso mucho más que antaño, cuando se hacía uso, cuando no abuso, de los llamados contratos "a dedo". 

Los desiertos en concursos de Cultura Festiva han dado ya algún que otro disgusto. Por ejemplo, el retraso en el estreno de la indumentaria de las cortes de honor o la ausencia de tapices en las festividades de Virgen y Corpus. Un espacio para que la oposición hurgue. El titular de la misma habla de "cercenar la realidad cuando se obvian las que sí que se adjudican. Por ejemplo, los coches de caballos han salido a licitación y se han adjudicado sin ningún inconveniente".

Compartir el artículo

stats