Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

El plan especial para dignificar el entorno de San Miguel de los Reyes se atasca

El concurso para redactar el proyecto y ordenar los alrededores del conjunto monumental del monasterio queda desierto

El entorno de San Miguel de los Reyes está rodeado de fincas ruinosas.

El Ayuntamiento de València ha declarado desierto el concurso para adjudicar la redacción y formalización del nuevo Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del Monasterio de San Miguel de los Reyes, que debe servir para ordenar y dignificar el entorno de este inmueble declarado Bien de Interés Cultural . Este contrato se licitó a principios de junio y el pasado 3 de agosto ha sido declarado desierto tras no concurrir ninguna empresa a la convocatoria. En la práctica esto supone un nuevo retraso de las futuras obras de mejora del degradado entorno urbano de esta joya del patrimonio autonómico que alberga la sede de la Biblioteca Valenciana. 

La redacción del nuevo plan deberá hacerse ahora mediante un proyecto técnico que se contratará con un procedimiento negociado sin publicidad que llevará su tiempo. El montante de esta adjudicación será de 86.000 euros, con IVA incluido, y una vez ejecutado deberá realizarse en los próximos 9 meses. Esto significa que las obras de adecuación del entorno del denominado Escorial valenciano, no se iniciarán hasta después de las elecciones de mayo de 2023 en el mejor escenario. 

El citado plan, que ahora se verá retrasado en su tramitación y ejecución, intentará resolver los problemas del entorno del monasterio,donde proliferan los solares degradados y cuyo muro, de origen medieval, ha colapsado en distintos puntos. 

El documento que deberá redactarse ordenará los espacios y usos en el entorno del edificio, en concreto, las zonas verdes, los caminos agrícolas e itinerarios peatonales.  

Derribo de edificios

Tal como publicó recientemente Levante-EMV, uno de los elementos que distorsiona el BIC es el edificio residencial de diez plantas, declarado fuera de ordenación, ubicado frente al monasterio. El Pepri mantiene la previsión de derribo del citado inmueble y el realojo de los propietarios.

No en vano, en un informe de 2017, el Consell Valencià de Cultura ya solicitó a la Generalitat Valenciana que presupuestase las inversiones necesarias «para proceder a la expropiación y derribo de los edificios que causan el deterioro del entorno del conjunto monumental».

El Monasterio de San Miguel y los Reyes, advertía hace 7 años el CVC en el referido dictamen, «lejos de presentarse a los visitantes como un conjunto de la ciudad de excepcional valor por su historia y su arquitectura, sigue estando poco realzado y acompañado de elementos urbanísticos que en nada contribuyen a la armonía y a la puesta en valor del paisaje». Entre ellas, casas sin interés, de una planta, «irregularmente ocupadas y habitadas».  

40 años de problemas que siguen sin resolverse

Ya hace 5 años, el Consell Valencià de Cultura advirtió que los problemas genéricos del entorno del Monasterio «siguen igual que en los últimos cuarenta años, y remiten a una etapa anterior a la de rehabilitación y dedicación a sede de la Biblioteca Valenciana». En concreto, desde que esta institución funciona en el histórico recinto, no se ha aplicado ninguna medida para mejorar el entorno ni para eliminar los edificios ruinosos que lo afean. Por ende, el CVC ha solicitado sin éxito a la Generalitat Valenciana, que como primera medida y con carácter urgente, se restaure en su integridad el muro de cierre y sus torreones, que se dignifiquen las huertas y se dé solución el espacio que circunda. Todo ello, tras acreditarse desde 2013 una serie de derrumbes en tramos del cerramiento externo. Sin embargo, reparar estos daños del muro exterior es competencia de la Conselleria de Cultura, no del ayuntamiento. j.m.v. valència

Compartir el artículo

stats