El Área de Protección Ciudadana ha destacado el compromiso social de la Policía Local de València, que ha duplicado sus servicios humanitarios durante el último año, concretamente han aumentado un 45 por ciento hasta situarse en los 24.978 servicios humanitarios realizados durante los siete primeros meses del año. Las reclamaciones por enfermedades, las caídas accidentales en domicilios, las atenciones por intoxicaciones etílicas, la colaboración con servicios sociales a personas sin hogar y los intentos de suicidio lideran este tipo de servicios en los que la “Policía Local de València demuestra una vez más su compromiso con la ciudadanía a la que sirve y protege y muestra también su ADN que no es otro que el de la proximidad, la protección de colectivos tan vulnerables como el de las personas mayores que viven solas y sufren caídas en sus domicilios o la atención a personas que se encuentran en la calle sin nada, una atención que se realiza los 365 días del año”, ha afirmado el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano.

La Policía Local de València atendió durante todo el año pasado 33.602 servicios humanitarios y este año lleva 24.978. El número de servicios humanitarios atendidos entre enero y julio ha aumentado en 6.584 de un año a otro. Las unidades de distrito en los barrios y la Unidad de Convivencia y Seguridad han aumentado un 45 % este tipo de intervenciones. “Es un aumento importante que no nos ha pasado desapercibido y que radiografía el momento tan difícil que vivimos y la exigencia pero también los retos y desafíos que debemos atender las Administraciones”, afirma el responsable del área de Protección Ciudadana, Aarón Cano, “preocupado” también por la evolución de los intentos de suicidio que los mantiene entre los cinco servicios humanitarios más atendidos en los dos últimos años.

La Policía Local de València clasifica los servicios sociales en 30 categorías diferentes que incluyen atenciones por enfermedades, las ya mencionadas caídas casuales, al consumo de alcohol, a los daños fortuitos, a personas extraviadas, a accidentes laborales, a muertes naturales, accidentales o sospechosas e incluso a fugas de gas, pero los intentos de suicidio se mantienen en unas cifras muy altas ambos años aunque siguen liderando, a mucha distancia, las atenciones por enfermedad. “Es una fotografía de la sociedad”, ha afirmado el concejal Aarón Cano, quien ha añadido: “Nos ofrece una valiosa información para impulsar medidas concretas y políticas dentro del Área de Protección Ciudadana y otras áreas del Ayuntamiento”.

En total la Policía Local atendió ese año 11.223 servicios por enfermedad y el aumento continúa. Por ejemplo, este mes de julio, 1.499 servicios por enfermedad en un solo mes. Además, faltan cinco meses del año y la cifra total de servicios por enfermedad alcanza los 9.091, apenas 2.000 menos que el año anterior cuando todavía nos resta casi la mitad del año. “Es evidente que estos servicios están aumentando como también lo han hecho otras categorías como las caídas casuales, las atenciones por consumo de alcohol, la activación con servicios sociales para atender a personas sin hogar o los intentos de suicidio. La Policía Local de València es uno de los termómetros de la sociedad, podemos saber lo que está pasando en nuestros barrios por sus intervenciones y anticiparnos, prevenir, traducirlo en medidas que refuercen la protección de los más débiles”, señala Cano.

Las caídas casuales, el segundo de los servicios más atendidos, se mantiene en unas cifras muy altas pero estables durante el último año y medio con una cierta tendencia alcista aunque no tan acusada como la categoría anterior. En enero de 2021, la Policía Local de València atendió 439 servicios y en enero de este año, 518. El pasado mes de junio, se atendieron 629 caídas casuales, la mayor parte de personas mayores que viven solas en sus domicilios y que “evidencian la dimensión de la soledad no deseada, de personas vulnerables que viven solas y cuyas caídas pueden tener consecuencias fatales” advierte el concejal Aarón Cano. Otra de las novedades entre los dos últimos años son las atenciones a personas sin hogar. En 2021 ocupaban el puesto número 9 en la clasificación de servicios humanitarios de la Policía Local que cuenta con 30 categorías.

El año pasado, la Policía Local atendió 11.223 servicios por enfermedad y el aumento continúa. Por ejemplo, este mes de julio, 1.499 servicios por enfermedad en un solo mes. Faltan cinco meses del año y la cifra total de servicios por enfermedad alcanza los 9.091, apenas 2.000 menos que el año anterior cuando todavía falta casi la mitad del año. “Es evidente que estos servicios están aumentando como también lo han hecho otras categorías como las caídas casuales, las atenciones por consumo de alcohol, la activación con servicios sociales para atender a personas sin hogar o los intentos de suicidio. La Policía Local de València es uno de los termómetros de la sociedad, podemos saber lo que está pasando en nuestros barrios por sus intervenciones y anticiparnos, prevenir, traducirlo en medidas que refuercen la protección de los más débiles”, señala Cano.  

También sorprende el aumento de servicios humanitarios con personas extraviadas. En el año 2021, la Policía Local atendió en total 954 servicios de este tipo. Este año ya llevan 770 y faltan cinco meses para la finalización del ejercicio. “Es el efecto que deja una pandemia y ahora una guerra, la inestabilidad, las dificultades, las situaciones de muchas personas se agravan”, aclara el concejal Aarón Cano que reivindica el papel de las administraciones, en este caso del Ayuntamiento de València para atender todas esas situaciones a través de medidas y políticas que ayuden a los más desfavorecidos, a los que más sufren y lo están pasando peor. Es nuestra obligación y nuestro deber, para eso estamos aquí” ha añadido Cano. Los servicios humanitarios de la Policía Local de València también van por barrios. Ciutat Vella lidera este año. Allí, el número de servicios humanitarios casi se ha duplicado durante el último año. 1.247 en 2021 y 2.171 en 2022. A continuación, Poblats Marítims y Quatre Carreres. Benimaclet, Pla del Real y Algirós son los que menos servicios humanitarios han precisado.