Centenares de vecinos de Malilla se manifestaron, el pasado viernes, en contra de la decisión comunicada por el Ayuntamiento de sacar a concurso público l'Alqueria Popular que el sindicato lleva empleando para diversas iniciativas del barrio desde abril de 2021, dejando al colectivo sin la posibilidad de volver acceder a ella.

Con el lema "L' Alqueria Popular ya es del barrio", 300 personas se reunieron por la defensa del espacio y para lograr que los proyectos vecinales continúen en el barrio. Concretamente, los vecinos empleaban l'Alqueria para llevar a cabo su red de alimentos, actividades culturales y asambleas, después de que el Sindicato "Construyendo Malilla" y su red de alimentos "Malilla Solidaria" consiguieran que el consistorio cediera una de las alquerías del barrio para el uso vecinal, tras "décadas de abandono institucional del espacio", según han afirmado.

Manifestación en el barrio de Malilla por la Alquería Popular. Construint Malilla

Después de que el Consistorio cediera el espacio al sindicato en 2021, donde ha estado realizando todas sus iniciativas, el sindicato asegura que "el Ayuntamiento decidió, hace unos meses, que la Alquería tenía que salir a concurso público para ser sorteada entre diferentes entidades". Desde el sindicato reivindican que siendo un proyecto vecinal, no pueden enfrentarse a la burocracia que supone presentarse a un concurso público y denuncian que "el consistorio obliga a competir a las diferentes asociaciones por un local, habiendo decenas de espacios vacíos en la ciudad".