Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una decena de espacios culturales sigue en obras, a medio gas o sin programación estable

Cultura defiende el esfuerzo realizado mientras la oposición y los vecinos desesperan

Detalle de las obras del Palau de la Música. | LEVANTE-EMV

València cuenta con una decena de centros culturales y cívicos que directamente están funcionando a medio gas o lamentablemente están cerrados y pendientes de acabarse sus obras o de dotarlos de contenido y programación estable. Esto ha generado un desgaste en el equipo de gobierno del Ayuntamiento de València, por las críticas de la oposición, pero también provoca malestar y desazón en los ciudadanos que ansían poder acceder a estos servicios culturales.

La Casa dels Bous, el centro cívico de la calle de la Reina, el Matadero rehabilitado del Cabanyal, la Alquería de Albors, el chalet de Aben Al Abbar, las Atarazanas, la nave 3 de Ribes de Parc Central, el museo de l’Almoina -cuyos problemas hemos descrito arriba-, la Muralla Islámica -inacabada por causas achacables a la concesionaria- o el Palau de la Música, -que por fin parece que verá acabada su rehabilitación-, componen esta nómina de infraestructuras inacabadas, en obras o en desuso.

El concejal de Ciudadanos Fernando Giner ha señalado que al menos 4 de estos espacios ya deberían estar abiertos desde hace 3 años y achaca «a la ineficacia» del Govern del Rialto que no estén en marcha aún.

Por su parte, la concejala de Cultura Glòria Tello subraya el esfuerzo realizado en el denominado plan de infraestructuras culturales para dotar a los barrios de centros con una programación consolidada, previa rehabilitación de los mismos. Esta programación socio-cultural para el centro de la calle de la Reina 131, el antiguo Matadero del Marítim, la Alquería de Albors, la Nave 3 de Parc Central o el chalet de Aben Al Abbar ha sido licitada por cuantías que superan el medio millón de euros en cada uno de esos casos. Por tanto, están pendientes de ser adjudicadas. Tello destaca que estos espacios funcionarán los fines de semana y tendrán horarios más amplios para dar un servicio de ocio más amplio. Sea como fuere, la puesta en funcionamiento de esta decena de espacios, a pleno rendimiento, aún deberá esperar. Meses, en el mejor de los casos. La administración avanza muy lentamente.

Compartir el artículo

stats