La boya de València, integrada en la red de Puertos del Estado, ha registrado este martes su máximo histórico de temperatura superficial del agua, al alcanzar los 29,72 grados centígrados (ºC) y superar los 28,65º del 7 de agosto de 2015.

En concreto, el punto máximo de la temperatura se ha registrado a las 17.00 horas, según ha informado la entidad dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en su página web y recoge la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en sus redes sociales.

Los 29,72 ºC alcanzados este martes, a falta de la validación final de los datos por parte de Puertos del Estado, suponen el máximo histórico de temperatura superficial del agua del mar en este punto. Hasta este año, el máximo era de 28,65 ºC, registrado el 7 de agosto de 2015. De hecho, este máximo se ha superado varias veces este mes, en concreto los días 1, 2, 7, 8 y 9.

Este lunes y martes se han superado los 29 grados de temperatura superficial del agua, un valor puntual "significativo", según Aemet, que resalta que lo es "aún más" el hecho de que esta anomalía se mantiene "de forma persistente desde hace meses", con respecto a los valores normales, en una amplia zona del Mediterráneo occidental.

Se da la circunstancia de que este martes el portal meteorológico eltiempo.es ha alertado de que València está "muy cerca" de su peor año en cuanto al número de noches tropicales desde que hay registros, que fue 2003, y ha avisado de que si las madrugadas de agosto también son muy cálidas, se terminará por superar su récord absoluto de noches tropicales y ecuatoriales.

A nivel nacional, 2022 es, hasta el 4 de agosto, el año con mayor número de noches tropicales desde que hay registros en muchas zonas de España, especialmente en la costa del Mediterráneo.

En este contexto, julio de 2022 ha sido el mes más cálido en España desde que hay registros y tuvo una media de 25,6 grados centígrados (ºC), la temperatura media más alta no solo en julio sino en cualquier mes del año, al menos desde 1961. También ha sido el más seco de los últimos quince años.