Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde reclama al puerto la cesión gratuita de la Marina

Ribó reivindica la gestión integral del espacio incluidos los restaurantes, la parcela hotelera y el pantalán de megayates

La Marina de València

El alcalde, Joan Ribó, ha lanzado un nuevo órdago al Puerto de València y solicitado por carta al presidente de la Autoridad Portuaria de València (APV), Aurelio Martínez, la cesión gratuita de varios espacios al Ayuntamiento. Una cesión que Ribó, de Compromís, reclama se realice «a la mayor brevedad» para «incorporar la dársena histórica del puerto como espacio de uso ciudadano y que acoja el distrito marítimo de la innovación y la creatividad». El consistorio pretende asegurar así «la unidad de gestión de la Marina» una vez liquidado el Consorcio València 2007 tras la salida del Gobierno y la condonación de la deuda millonaria que lastraba este enclave.

El presidente de la APV ya ha respondido aclarando al alcalde que la cesión de los terrenos es una decisión del Estado. «Este es un tema que ya hemos tratado con el alcalde en repetidas ocasiones y que el sabe que depende de otros organismos del Estado», mantiene el presidente del puerto. 

Ribó reivindica «el aprovechamiento por parte de los ciudadanos del espacio histórico portuario externo a la actividad propiamente comercial y naviera de la Autoridad Portuaria». La Marina aduce «se ha convertido en un foco de atracción de actividad económica y social vital para la ciudad».

Ribó recuerda en su misiva las «cifras millonarias de visitantes, la instalación de los principales centros de trabajo vinculados a la creatividad y la innovación, el incremento de actividades de ocio, cultura y gastronomía, y la implantación de numerosas actividades deportivas urbanas y marítimas». 

Durante el proceso de liquidación del Consorcio València 2007 —el organismo formado por las administraciones local, autonómica y central para transformar parte del recinto portuario para albergar la America’s Cup y responsable hasta ahora de la explotación de la Marina—, el Ayuntamiento ha expresado públicamente el interés por mantener la gestión de la Marina para garantizar el uso ciudadano y la continuidad de las sesenta empresas que se han establecido y que han manifestado la intención de ampliarse.

El alcalde reclama en la carta remitida a Aurelio Martínez que se mantenga el convenio de cesión gratuita firmado en 2013 y que se transfieran además nuevos espacios portuarios al consistorio más allá de los previsto en el citado convenio, firmado por el puerto y el ayuntamiento al finalizar la competición de vela con el objetivo de recuperar la inversión realizada.

La parcela hotelera, los amarres y los restaurantes

El ayuntamiento reclama concretamente la cesión de la Marina Beach y su entorno, donde se encuentran los locales de restauración y cafeterías, la antigua estación marítima; las antiguas bases sur de la America’s Cup; las gradas de la Marina Sur y las zonas de restauración y equipación de la Marina Sur. El ayuntamiento reclama además los edificios de la antigua APV, Sanidad exterior y Hacienda; las áreas de antiguos usos portuarios en el Canyamelar (unos terrenos que se ubican ya en entorno urbano), el aparcamiento del sector de la pérgola, así como los viales, calles y plazas de los alrededores. 

Además, Joan Ribó ha requerido que la APV otorgue una autorización o concesión demanial gratuita del aparcamiento de la Marina Norte; la parcela destinada a conciertos de la Marina Sur; el muelle sur, dedicado a la pesca deportiva; el muelle en forma de «T» de megayates ; el varadero histórico, que se convertirá en el futuro centro de formación profesional pública del sector náutico; las escuelas náuticas; el poblado marítimo; la parcela de uso hotelero A-2; el rompeolas norte y el paseo del Remor, además de los viales, calles y plazas correspondientes. 

El alcalde reclama en suma la cesión de todos los terrenos que forman parte de la Marina para asumir la gestión integral de la misma en espera de que se resuelva la entrada de la Generalitat en la gestión del espacio. La Conselleria de Territorio anunció el pasado mes de junio su intención de negociar con el Gobierno la segregación de la Marina de València para convertirla en un puerto deportivo de gestión autonómica, una propuesta que el alcalde valoró en su momento pero que de momento no ha ido más allá. 

Como sea y mientras se resuelve la liquidación del Consorcio y la forma de gestión futura el alcalde reclama la cesión gratuita para dinamizar las concesiones y evitar la imagen de parálisis de la estratégica Marina de València. 

Estación Marítima

El Consorcio pide al puerto que resuelva el contrato de la Estación Marítima

El Consorcio Valencia 2007, en vías de liquidación, ha remitido el expediente completo de la licitación de la antigua Estación Marítima a la Autoridad Portuaria de València (APV) para que resuelva definitivamente la adjudicación del edificio a Valencia Innovation Distrit, la propuesta respaldada por la Asociación Valenciana de Startups que finalmente gestionará el espacio para convertirlo en un «hub» dedicado a la innovación.  


El consorcio remitió a finales de julio el expediente al puerto en cumplimiento del requerimiento que hicieron las «startups» valencianas ante los tribunales para forzar al órgano que gestiona la Marina a ejecutar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que en marzo de este año les dio la razón confirmando la anulación en la vía del contencioso de la adjudicación inicial del edificio a la empresa belga de «coworking» Fosbury and Son.  


Tras la salida del Gobierno del Consorcio Valencia 2007 y el inicio del proceso de liquidación del órgano que gestionó la Copa del América, la Marina de València ha entrado en una especie de limbo administrativo ante el cual el ayuntamiento, gobernado por Compromís y PSPV, intenta tomar las riendas. De momento, es el puerto el que está resolviendo muchos de los proyectos y concesiones pendientes de adjudicar o renovar. Entre ellos, la gestión de los amarres de la Marina y la Estación Marítima cuya adjudicación lleva casi cuatro años bloqueada.


La asociación de «startups» confía en poder iniciar la actividad en la estación marítima a finales de 2023. La intención es firmar el contrato en septiembre de este año y poder empezar las obras de adaptación de la terminal de cubierta ondulada, cuya reforma dejó inacabada Fosbury and Son. 


La Estación Marítima es unamás de las concesiones que esperan la creación de una nueva figura de gestión de la Marina de València. Están pendientes de resolver el proyecto de reurbanización del entorno del Tinglado 2, la parcela de uso hotelero junto a la Estación Marítima, así como los usos del antiguo Varadero y el edificio de los Docks. En las últimas semanas se han reactivado varios de estos proyectos. 


Generalitat y ayuntamiento dieron a concocer la propuesta de Nethits para convertir el abandonado edificio de los Docks, pieza destacada del patrimonio histórico portuario, en un data center. La propuesta, sin embargo, deberá pasar el filtro de un proceso de pública concurrencia. Como ocurrirá con las propuestas de uso para los Tinglados 4 y 5, aún pendientes de la segunda fase de rehabilitación. 


El alcalde, Joan Ribó, también ha anunciado este verano la propuesta del empresario y dueño de Mercadona, Juan Roig, para aprovechar al menos uno de los antiguos almacenes portuarios para ampliar el espacio de la Marina de Empresas. También se ha dado a conocer la cesión de la Base al servicio de empleo (Labora) de la Conselleria de Economía. 


El Consorcio también ha dado a conocer en las últimas semanas el proyecto de reurbanización del Tinglado 2. 


Compartir el artículo

stats