Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Colegio de Arquitectos pide que se amplíe el plazo del concurso del parque de Desembocadura

Los profesionales que optan a acabar el Jardín del Turia, entre ellos Vázquez Consuegra, Tomás Llavador y Peñín, critican que solo haya dos meses y que se haga en pleno agosto

Futuro parque de Desembocadura. Levante-EMV

El Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunitat Valenciana (COACV) ha remitido un escrito al concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, para que amplíe el plazo de dos meses, que finaliza el 20 de septiembre, del concurso de ideas del Parque de Desembocadura, que supondrá la culminación del Jardín del Turia tres décadas después de la aprobación del plan del jardín urbano más emblemático de la capital. 

La presidenta del COACV, Rosa María Castillo, remitió el pasado 29 de junio una carta al concejal de Ecología Urbana y vicealcalde, Sergi Campillo, solicitando que se amplíe el plazo fijado en el pliego de condiciones del concurso, que tramita el área de Proyectos Urbanos, al considerarlo demasiado ajustado para la envergadura de un proyecto como el Parque de Desembocadura y teniendo en cuenta además las fechas actuales, en pleno mes de agosto y de descanso estival tanto para los profesionales como los funcionarios que atienden los servicios municipales. «La fecha de término, incluido el mes de agosto, no garantiza la efectiva disposición de los 60 días de trabajo» estipulados en el pliego de condiciones, lo cual «merma las condiciones de trabajo de los equipos convocados». Se trata, apunta la presidenta del COACV, de «favorecer la máxima participación en el concurso, lo cual beneficiará sin duda a toda la ciudadanía». 

Entre los 19 despachos de arquitectura seleccionados en la primera fase del concurso destacan profesionales como Guillermo Vázquez Consuegra, Premio Nacional de Arquitectura 2005 y autor del Muvim, y arquitectos valencianos como José María Tomás Llavador, que firma la reurbanización de la monumental plaza de la Reina y el despacho de Blanca Peñín que opta a este complicado proyecto, de nuevo con Elisabet Quintana, tras entregar la reforma de otro espacio icónico de la ciudad, el entorno de la plaza del Mercat, la Lonja y la Plaza de Brujas. También hay equipos extranjeros como el francés Cobe Architecture, uno de cuyos últimos proyectos ha sido la renaturalización del distrito Confluence, una antigua zona industrial próxima al río Saona que se ha convertido en un moderno barrio residencial, comercial y de ocio.

El concurso de proyectos con jurado del Parque de Cabecera se divide en dos fase y su objetivo es ordenar y urbanizar los tramos pendientes del plan especial del Jardín del Turia, diseñado en su día por Ricardo Bofill. Tras la selección de los 19 despachos de arquitectura, el ayuntamiento ha dado un plazo de 60 días para que los equipos presenten sus proyectos de ajardinamiento y renaturalización de la primera fase del Parque de Desembocadura, que comprende los tramos del viejo cauce que van desde l'Oceanogràfic hasta el puente de Astilleros, junto a Natzaret.

El ayuntamiento aprobó en abril de 2021 las bases para el concurso internacional de ideas del Parque de Desembocadura que comprende 253.411 m² y tiene un coste estimado de 36 millones de euros, de los cuales el Puerto de València aportará 9 millones de euros para la primera fase.

El Parque de Desembocadura, que no tendrá salida al mar, es un proyecto muy complejo que implica a varios servicios municipales, en concreto, el área de Urbanismo, a través del servicio de Proyectos Urbanos, que gestionará el contrato del parque; el Ciclo Integral del agua, que integrará la lámina de agua, previa descontaminación, que se mantendrá al final del antiguo cauce del Túria y el área de Parques y Jardines gestionará el mantenimiento del espacio verde.

Compartir el artículo

stats