Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las obras para enterrar el tren dispararán los niveles de ruido

El plan de vigilancia ambiental prevé pantallas móviles fonoabsorbentes y la regeneración paisajística, con la plantación de más de casi 300 árboles, en las siete zonas auxiliares de obra previstas

La playa de vías actual con viviendas a ambos lados. m.a.montesinos

La construcción del canal de acceso ferroviario que permitirán soterrar la playa de vías del Parc Central y coser los barrios del sur de la ciudad tendrá como toda gran infraestructura que se desarrolla en pleno centro urbano un importante impacto ambiental. Las obras de la construcción del túnel, en la que se empleará un método que permite simultáneamente la actividad en el subsuelo y la superior («cut and cover»), y de las siete zonas de instalaciones auxiliares, -previstas a ambos lados de las vías- dispararán los ya de por si elevados niveles de ruido del entorno de las vías, las vibraciones y la contaminación atmosférica por polvo.

Para minimizar las molestias a los vecinos el proyecto del canal de acceso, que Adif acaba de licitar con un presupuesto de 428 millones de euros -y cuyas obras arrancarán en 2023, previsiblemente, y se extenderán hasta 2028-, incluye un plan de vigilancia ambiental con medidas correctoras de «sosiego público». Las obras en vía pública no podrán empezar antes de las 8 de la mañana ni terminar más allá de las 22, los camiones deberán ir tapados para evitar el polvo y no se permitirá, salvo autorización del ayuntamiento, el uso de maquinaria que supere los 90 dBA.

En el entorno de las actuaciones se localizan 17 edificios residenciales a menos de 60 metros de la playa de vías. Los protege un muro perimetral de unos dos metros de altura que limita el entorno ferroviario y que servirá de barrera acústica cuando comiencen las obras pero que se irá derribando a medida que avancen las obras. Para evitar ruidos a los vecinos, que en algunos casos por el uso de maquinaria pueden rozar los 90 decibelios, el contratista debería instalar pantallas acústicas móviles.

El estudio acústico previo a las obras que incluye mediciones en siete puntos del ámbito de intervención próximos a zonas residenciales y dotaciones concluye que actualmente se superan los objetivos de calidad acústica en 33 edificaciones de uso residencial en el periodo noche. También se observan superaciones en 24 edificaciones de uso residencial en el periodo día y en 18 en el periodo tarde. La superación de los objetivos de calidad acústica en la situación de partida son consecuencia del tráfico rodado de la avenida de Giorgeta, apunta la memoria del proyecto del nuevo túnel ferroviario con el que se prevé la desaparición del ruido.

El proyecto del canal de acceso prevé hasta siete zonas de instalaciones auxiliares que se ubicarán en solares y terrenos sin uso. Una de ellas se ubicará en el primer tramo de la calle San Vicente, en la avenida Abril Martorell, en el camino del Moli de les Fonts y junto al viaducto de Giorgeta y el edificio Iturbi. Los terrenos ocupados y taludes que se generen en la fase de obras y que afectarán a una superficie de 70.000 m2 serán al finalizar las obras objeto de regeneración ambiental y revegetación. Se corregirán los posibles desniveles y se plantarán 285 árboles.

Viviendas con vistas al bulevar verde y peatonal

El ruido que sufren a día de hoy los miles de vecinos que viven en el entorno de la playa de vías del Parc Central, especialmente en los barrio de Malilla y Cruz Cubierta, desaparecerá cuando se construya el nuevo túnel ferroviario que discurrirá entre el bulevar sur y el obsoleto viaducto de Giorgeta, que será desmatelado. Las viviendas como el edificio Iturbi que en su día se comercializaron con el reclamo «con vistas al Parque Central» verán cumplida la promesa casi tres décadas despues de que la operación ferroviaria y urbanística fuera planificada. El futuro bulevar García Lorca ya no será una avenida para el tráfico como estaba previsto en el proyecto inicial del Parc Central que se ha modificado para convertirlo en un paseo casi peatonal y verde.

Compartir el artículo

stats