Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi la mitad de las viviendas municipales están vacías o en desuso

Mientras el parque público se deteriora, el numero de demandantes en lista de espera por un alquiler social se ha disparado

Vivienda en riesgo de derrumbe parcial en la calle Lavadero del Cabanyal. | FRANCISCO CALABUIG

La portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, ha alertado que «casi la mitad de las viviendas de propiedad municipal están vacías». De las 392 viviendas municipales, 175 pisos están vacíos y sin uso mientras la lista de espera para optar a una vivienda de alquiler social aumenta cada año. «Hay más de 2.500 familias de València en la lista de espera del ayuntamiento para poder conseguir un piso social en alquiler asequible», asegura.

La portavoz del PP, María José Catalá, ha denunciado que mientras «ni se rehabilitan pisos de propiedad municipal ni se construyen viviendas sociales la lista de espera en la ciudad para acceder a un piso de alquiler social sigue en aumento: En menos de medio año se ha incrementado en más de 200 familias en un año, llegando ya a más de 2.500 familias esperando una vivienda». En la última respuesta a las preguntas formuladas a la Comisión Informativa de Vivienda del Ayuntamiento de Valencia por el PP el gobierno municipal ha admitido que el número de demandantes en lista de espera por un alquiler asequible asciende hasta las 2.516 personas, lo que significa un aumento en 200 familias en menos de medio año.

Los populares han reclamado al equipo de gobierno que tome medidas urgentes para garantizar la vivienda social en la ciudad ante el aumento de la demanda en los últimos meses. En octubre de 2020, las cifras de este listado hablaban de 1.450 demandantes de vivienda de alquiler social. Un año después, la lista de espera había engrosado hasta las 2.179 demandantes. Y en 2022, alcanzó las 2.516 peticiones.

«Necesitamos a un gobierno municipal que sea capaz de tomar decisiones para reducir la elevada cifra de personas en la lista de espera del ayuntamiento que solicitan día tras día una vivienda asequible en la ciudad» ha reclamado la portavoz del PP, María José Catalá. «València tiene ahora mismo a más de 2.300 personas esperando por un alquiler social que, viendo los resultados del actual Gobierno en materia de vivienda, posiblemente nunca llegue» ha lamentado Catalá. Por el momento, más de 2.500 familias continuan en la lista de espera para acceder a un piso mientras el Ayuntamiento tiene vacías 136 viviendas en el Cabanyal de los 164 pisos de propiedad municipal. Además, 12 de las viviendas municipales están ocupadas ilegalmente, según respuestas del Gobierno al Grupo Popular.

Viviendas inhabitables

En el barrio del Cabanyal-Canyamelar hay más de un centenar de viviendas muncipales que se encuentran tapiadas, con amenaza de ruina, e incluso como susceptibles de derribo, tal como publicó Levante-EMV en su momento.

En el Marítim, hay 83 viviendas que no se encuentran en condiciones de habilitabilidad, otras 11 que se encuentran en edificios susceptibles de ser derribados y 13 viviendas públicas ocupadas, algunas en los Bloques Portuarios y otras en la calle Barraca. El ayuntamiento también ha reconocido que existen 25 inmuebles tapiados. En cuanto a las 15 viviendas de propiedad municipal ocupadas en el Cabanyal, en muchos casos el gobierno municipal desconoce incluso quién las ocupa y desde cuándo han sido ocupadas.

Un ejemplo del mal mantenimiento de las viviendas y locales que posee el ayuntamiento en distintos puntos de la capital valenciana lo representa bien la finca ubicada en la calle Lavadero, donde el consistorio tiene varias propiedades en mal estado. De hecho, este inmueble está clausurado desde el año pasado por el derrumbe de la parte superior y los vecinos han transmitido en varias ocasiones sus quejas porque el consistorio no se hace cargo de sus obligaciones como propietario. Había al menos un piso, de propiedad municipal, tapiado para que no entrase nadie, y en la planta baja, se descartó abrir un recurso del consistorio por el mal estado de la propiedad, también de la ciudad.

Compartir el artículo

stats