Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

El ayuntamiento blinda el centro histórico para el aparcamiento exclusivo de vecinos

Las calles del Área de Prioridad Residencial de Ciutat Vella están ya pintadas de verde y los no residentes ya no pueden utilizar 172 espacios de estacionamiento

Calle Corona con la señal vertical que establece la prohibición de aparcar a no residentes. German Caballero

El Ayuntamiento de València ya ha blindado el centro histórico para el aparcamiento en exclusiva de los vecinos de Ciutat Vella.  Las 117 plazas de estacionamiento, que están dentro del Área de Prioridad Residencial de Ciutat Vella Nord,que eran naranjas han sido pintadas de verde. Por tanto, los conductores de fuera del distrito no podrán aparcar en un buen número de calles y plazas donde antes sí se podía. Ni siquiera previo pago del tiquet en el parquímetro. El consistorio establece nuevas restricciones a la movilidad y al estacionamiento de vehículos en la ciudad, en la línea de lo anunciado a finales de mayo por el concejal Giuseppe Grezzi en la Mesa de Movilidad, a los vecinos, comerciantes y hosteleros.

Desde finales de julio, solo los residentes que tengan la tarjeta acreditativa pueden aparcar en esta zona de València. Ahora los vehículos no autorizados, ni pueden acceder a la APR ni tampoco aparcar. 

El número de espacios para estacionar en superficie, en la vía pública, disponibles para cualquier conductor de fuera de Ciutat Vella se ha visto reducido. En total, según los datos facilitados a Levante-EMV por el ayuntamiento y la empresa EYSA en aquella Mesa de Movilidad de mayo, los ciudadanos que no son vecinos del barrio han perdido 172 plazas de aparcamiento, entre naranjas (117), azules (44) y blancas o libre (9). Hay que aclarar que los espacios «taronjas» o mixtos podían ser utilizados antes por cualquier vehículo en horario comercial y por los residentes, siempre previo pago. Las azules son plazas de rotación, en las que cualquiera podía aparcar también, sacando el tiquet. Y las pocas que quedaban de aparcamiento libre, en la calle Huesca, han desaparecido. 

Placa ubicada en la plaça de Portal Nou. A ambos lados, vehículos estacionados en zona verde. German Caballero

El resultado es que más de un centenar de espacios de estacionamiento, que antes era susceptibles de ser utilizados por turistas, visitantes esporádicos, trabajadores o comerciantes de la zona han desaparecido. No en vano, la nueva reordenación de planta viaria ha dotado a Ciutat Vella de 434 plazas naranjas, 117 verdes en el interior de la APR y 107 azules. En la entrada a la APR por la calle Corona se ha instalado una señal vertical en la que se advierte que solo pueden aparcar a partir de ahí los vecinos. Esta vía está pintada de verde. Lo mismo ocurre en la plaza de Portal Nou, donde también se ve idéntica señalización. Además, en esta replaceta, donde antes había plazas naranjas, ahora solo hay verdes.

Más de un centenar de espacios de estacionamiento de Ciutat Vella, que antes era susceptibles de ser utilizados por turistas, visitantes esporádicos, trabajadores o comerciantes de la zona han desaparecido

decoration

Russafa, en septiembre

Mientras Ciutat Vella es ya una realidad,  a primeros del mes próximo, se llevará a cabo la reorganización del estacionamiento en superficie en Russafa. Los vecinos del barrio podrán estacionar en exclusiva en las plazas verdes. Además, los residentes tendrán uso preferencial, en las denominadas plazas naranjas, que durante el día, también pueden usar los conductores de fuera del barrio previo pago. 

Para el vecindario, el uso de las plazas verdes y naranjas costará 86,20 euros al año y 7,18 al mes. El resto de conductores podrán estacionar en las zonas azul y naranja desde 0,55 y 1,10 euros, respectivamente, los primeros 25 minutos.

Denuncia del PP

Por último, la portavoz del PP Mª José Catalá, ha denunciado que València «ha perdido más de 11.000 plazas de aparcamiento desde que gobiernan Compromís y PSOE, incrementando las zonas de pago». Como ejemplo, en Ciutat Vella «no existe ningún punto donde pueda aparcarse en la calle sin pagar». Catalá cifra en 11.416 el número de plazas de aparcamiento perdidas en los últimos 7 años. El descenso afecta tanto al estacionamiento libre, como a la ORA. L’Eixample ha perdido 2.000 plazas; el Pla del Real, 1.500; y Extramurs, 1.400, advierte la concejala que añade que la Petxina «perderá 350 plazas con las supermanzanas».Denuncia del PP

Compartir el artículo

stats