Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cada operario de la contrata de poda tendrá mil árboles a su cargo

El plan verde advierte del envejecimiento del arbolado y de que la mitad de ejemplares de la vía pública está demasiado cerca de las fachadas

El árbol que cayó la semana pasada en Guillem de Castro

La nueva contrata de poda de arbolado viario y monumental del Ayuntamiento de València contará con 63 operarios que se encargarán del mantenimiento de 62.250 árboles ubicados en la vía pública, lo que arroja un ratio de 988 árboles por jardinero. La cifra puede parecer llamativa si bien hay que tener en cuenta, destacan expertos consultados por este diario, que hay árboles que requieren mucho mantenimiento, como el ficus monumental del Parterre, y otros que apenas necesitan cuidados. El colapso de una de las ramas principales del citado ficus centenario, seguida de la caída de ramas en varios puntos de la ciudad en días sucesivos ha puesto el foco sobre los problemas de mantenimiento del arbolado.

El nuevo servicio de poda específico, que atenderá llamadas las 24 horas del día, recuperado por el gobierno de Joan Ribó en el nuevo contrato de mantenimiento de Parques y Jardines supone una veintena más de jardineros que los que había en la anterior contrata de poda, que contaba con 56 trabajadores y que fue suprimida por el último gobierno del PP, al que en su día también le llovieron las críticas por falta de mantenimiento de los jardines.

El nuevo contrato de jardinería, adjudicado con un presupuesto anual de 21 millones de euros, a FCC y la Sociedad Agricultores de la Vega, recupera la citada contrata de poda específica viaria, que se ha adjudicado por cinco millones de euros a Cercle Verd. El contrato contempla un refuerzo global de la plantilla actual que pasará de tener 274 trabajadores a 353. Un refuerzo que llega tras años de recortes y después de retrasos en la adjudicación y refuerzo del nuevo contrato por parte del gobierno de Ribó.

En 1995 había 335 jardineros para 1,2 millones de m2 de zonas verdes, que pasaron a 3 millones en 2012. El la actualidad hay 5,2 millones de m2 de jardines y 353 operarios

decoration

En 1995 la contrata de jardinería tenía 335 trabajadores para 1,2 millones de metros cuadrados de zonas verdes, que pasaron a 3 millones en 2012. El la actualidad, según los últimos datos del anuario estadístico del Ayuntamiento de València, hay 5,2 millones de m2 de zonas verdes en València. El Plan Verde de Joan Ribó en su apuesta por la renaturalización frente al cambio climático de la ciudad prevé incorporar más de cien hectáreas de zonas verdes, tanto en nuevos desarrollo urbanos como en ampliación de parques o recuperación de espacios ganados al asfalto, como el futuro bulevar verde García Lorca. Más personal pero también más zonas verdes a mantener.

El mismo plan verde reconoce que el arbolado viario representa desde hace años un problema para el ayuntamiento por las constantes quejas vecinales. "No se pueden obviar tampoco los numerosos conflictos que el arbolado viario genera por el levantamiento de pavimentos, la rotura de instalaciones, el descontento del vecindario por la disminución de las vistas la luz, la suciedad en las aceras por caída de hojas y frutos, la obstaculización de la vía pública y los problemas de seguridad por la caída de ramas", apunta la memoria del plan que asegura que el 48% de los árboles en vía pública "no están a distancia suficiente de las edificaciones". La distancia recomendada son cuatro metros para árboles pequeños, seis para medianos y ocho para árboles grandes. Casi la mitad del árbolado de la ciudad no cumple dicha distancia.

Árboles "impropios", exóticos o fruto de modas

Además de los recortes en el servicio el arbolado de la ciudad presenta un problema añadido de que es la existencia de mucho arbolado impropio, como las variedades exóticas o las praderas de césped, señala un antiguo responsable del Organismo Municipal de Parques y Jardines. Uno de los problemas de caída de los pinos del Jardín del Turia es el agua y las praderas de césped de alrededor que debilitan las raíces. "El arbolado no puede ser objeto de modas, como los ficus que se plantaron en Colón, que fue un empeño político y que han sido un error por que tapan las ventanas de las viviendas. Un problema que sumado a una poda inadecuada provoca que los árboles crezcan más. Los Ginkgo biloba, una especie exótica introducida en la reurbanización de las calles de l'Eixample, en concreto, en Pizarro tampoco es la más adecuada, añade el experto, porque necesita alcorques muy grandes. En la plaza de la Reina tampoco se ha acertado. El arce de Montpelier requiere zonas con menos luz y calor y las palmeras dan poca sombra. "El arbolado siempre ha generado conflicto con los vecinos por suciedad y la afección a las fachadas"

En la ciudad hay un total de 86.250 ejemplares en vía pública, parte de los cuales son gestionados directamente por el Organismo de Parques y Jardines, pertenecientes a alrededor de 325 especies diferentes, aunque las más numerosas, el 30% del total, son el naranjo amargo (Citrus aurantium), el plátano de sombra (Platanus x hispanica) y Melia (Melia azedarach), la especia de la que han caído varios ejemplares en los últimos días en València. El viario de la ciudad acoge además cerca del 70% de los más de 500 árboles monumentales. Las dos primeras se encuentran dentro del listado de especies cuyo uso está sometido a limitaciones en los jardines del OAM de Parques y Jardines de València por su alta sensibilidad a plagas, enfermedades y fisiopatías, y por generar problemas de mantenimiento relacionados, entre otras cuestiones, con su fruto, en el caso del naranjo, o por su mala adaptación a las condiciones climáticas de la ciudad de València, sus altos requerimientos hídricos y sus problemas de mantenimiento.

Compartir el artículo

stats