Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

Compromís trabaja en una lista que contente a Ribó pero sin hacer primarias

El alcalde reconoce no estar contento con el trabajo de sus concejales, de forma implícita, al demandar candidatos "con diferentes capacidades y conocimientos"

Asamblea de Compromís de València, en la que se votó el nuevo sistema de elección de candidatos. JM Lopez

Compromís en la ciudad de València está trabajando ya en el proceso de confección de la lista municipal mediante una fórmula que solo prevé llegar a primarias, por tanto, que los militantes voten sin cortapisas, en caso de que no haya acuerdo entre los tres partidos que forman la coalición naranja.

La asamblea del martes decidió con el 94% de los votos acogerse al modelo número 4 que prevé el reglamento aprobado por la ejecutiva nacional para escoger a candidatos y candidatas con vistas a las municipales de 2023. Esta opción que se aplicará en València ciudad se denomina de "lista acordada", tal como explica una fuente de la ejecutiva local del Cap-i-Casal.

El procedimiento para elegir al alcaldable y a los aspirantes a concejales y concejalas, "basado en la negociación y el consenso", es el siguiente. Por una parte, desde el 20 de septiembre al 4 de octubre, los militantes de Compromís interesados en figurar en la lista municipal tienen que reunir 10 avales y presentar formalmente su candidatura. El propio alcalde Joan Ribó tiene que materializar este trámite.

Paralelamente, en el momento que se acaben de presentar estas candidaturas y se certifique que cumplen con los requisitos previstos en el reglamento, se procederá a constituir una comisión negociadora formada por los tres partidos que integran Compromís: Iniciativa, Més Compromís y Verds Equo. Esta comisión estará formada por 6 integrantes, dos por cada pata de la coalición, más una persona más, de Compromís, de los denominados adheridos.

Esta comisión negociadora procederá a valorar los candidatos y candidatas que se hayan presentado por cada partido, y respetando la autonomía de cada formación. Una vez se llegue a un consenso se conformará una propuesta de lista municipal que se llevará a la asamblea de Compromís por València. La idea, según las fuentes consultadas, es que la presentación de candidaturas y los trabajos de la comisión negociadora se desarrollen entre octubre y noviembre.

Y el objetivo de la ejecutiva local de València es que entre el 1 y el 3 de diciembre se pueda celebrar la asamblea que ratifique la candidatura y al alcaldable. En esa asamblea, la candidatura municipal deberá obtener, al menos, el 66% del respaldo de todos los presentes, dos tercios de los asistentes.

Solo en caso de que la asamblea no ratifique esta lista con los apoyos necesarios, entonces sí se convocaría un procedimiento puro de primarias, en el que los afiliados votarían a los candidatos directamente. Este proceso tendría lugar en enero y febrero, con el día 18 de febrero como fecha tope para la proclamación oficial de los resultados.

Una comisión con representantes de los 3 partidos de Compromís conformará la lista municipal y la llevará a la asamblea para ser ratificada. Partirá de los candidatos y candidatas que se presenten hasta el 4 de octubre.

decoration

Así las cosas, la reflexión principal que hay que hacer tras la asamblea del martes, en la que el propio Ribó anunció su disponibilidad a repetir como cabeza de lista, es que en principio Compromís de València ciudad ha optado por un sistema de elección de la candidatura municipal que satisface al alcalde en la medida que busca confeccionar una lista con perfiles diversos y especializados en las distintas áreas de gobierno y en los distintos servicios del ayuntamiento. Esos perfiles serán seleccionados y pulidos en el seno de esa comisión tripartita. Incluso se generará un perfil DAFO con las características ideales que debería tener un concejal o concejala de Compromís, añade la fuente consultada.

En cuanto a la lista, como ha repetido Ribó estos días, debe conjugar "un poco de todo". Es decir, tiene que reunir a "fontaneros y arquitectos" como ha declarado en À Punt. ¿Por qué? Porque el modelo de primarias puro, abierto a toda la ciudadanía y para todos los componentes de la candidatura, "genera muchos problemas" dado que puedes tener en el futuro gobierno municipal "muchos ingenieros o muchos maestros" cuando lo que necesitas es "equilibrio". Es decir, según Ribó se necesitan personas con perfiles profesionales y complementarios, "con diferentes capacidades y diferentes conocimientos".

El alcalde reclama un equipo de trabajo diseñado para gobernar y con personas de "diferentes capacidades y conocimientos". Ribó cree que el sistema de primarias puro "ha dado muchos problemas".

decoration

Ribó confía en que "mi organización" presentará "una propuesta consensuada", que será la propuesta de la ejecutiva "y yo la aprobaré en la asamblea". Respecto a quién será el 2, el 3 o el 4, "lo dirá la organización y yo estaré cómodo con todos los nombres".

Ahora bien, otras fuentes del grupo municipal consultadas por Levante-EMV, insisten en que la lista saldrá de "esta negociación intensa" en el seno de la comisión compuesta por los tres partidos, pero reconocieron que los candidatos que se llevan a la asamblea "estarán en sintonía" de esos perfiles que demanda el alcalde pero "sin imponerlos". Por tanto, todo apunta a que la candidatura surgida de esta comisión negociadora incluirá una serie de nombres que satisfagan al alcalde, pensando en formar su futuro equipo.

También es cierto que en la entrevista concedida a À Punt, Ribó hizo referencia a los equipos de Compromís que formaron sus gobiernos en 2015 y 2019. Pero de manera indirecta, al querer cambiar el modo en que se eligen a los concejales, lo que también ha deslizado el líder de la coalición naranja es que no está satisfecho con el trabajo de algunos compañeros y compañeras, cuyos perfiles no se ajustan a las tareas encomendadas.

Compartir el artículo

stats