Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

Ribó ordena revisar las señales de la APR tras dispararse las multas en verano

El alcalde pide a Grezzi que mejore la señalética vertical y horizontal para hacerla más visible a los conductores

Acceso a la APR de Ciutat Vella Nord por la plaza de Portal Nou. German Caballero

El alcalde Joan Ribó ha ordenado al concejal de Movilidad Sostenible Giuseppe Grezzi que revise las señales horizontales y verticales del Área de Prioridad Residencial de Ciutat Vella tras dispararse las sanciones a conductores durante el verano.

Tal como ha publicado Levante-EMV, entre julio y mediados de septiembre, han aumentado las multas en 40.000, hasta situarse en 107.000 infracciones, cuando aún no se ha cumplido ni un año de la entrada en vigor de esta zona acotada a los residentes de Ciutat Vella Nord.

"Tenemos que ver si en verano el problema de las sanciones es debido a personas que viven en València o a turistas pero en cualquier caso le he pedido al regidor que mejore sustancialmente la señalización -en esta zona de la APR- para que se haga mucho más evidente", ha explicado Ribó.

"Tenemos que ver si en verano el problema de las sanciones es debido a personas que viven en València o a turistas pero en cualquier caso le he pedido al regidor que mejore sustancialmente la señalización para que se haga mucho más evidente", dice Ribó.

decoration

Según el alcalde, "puede haber alguna vez que una persona pueda ser multada por un desconocimiento, esto --reflexiona Joan Ribó- cada vez se da menos con personas que viven en el barrio pero puede ser que falte una señalización más evidente y por eso le he pedido al concejal que mejore la señalización para que quien entre tenga claro que entra en una zona donde podría ser sancionado", añade el primer munícipe.

El alcalde ha ordenado mejorar la señalización en los accesos para que quien entre en la zona, tenga claro que puede ser sancionado

decoration

El máximo responsable municipal sugiere mejorar el pintado de los accesos en la APR, en la línea de lo realizado hace tiempo en la Avenida del Oeste.

«Hace unos días -en alusión a Grezzi- lo hablé con él» tras conocer estos preocupantes datos, y el alcalde le ha instado al concejal de Movilidad Sostenible a mejorar toda la señalética de la zona. Eso sí, Ribó cree que muchas de estas multas «son de personas que estaban aquí en plan turístico», ha reiterado. Con todo, las cifras hablan por sí solas. En dos meses, se han registrado entre 600 y 700 sanciones al día, el doble que hasta ese momento. Según datos oficiales difundidos por PP y Ciudadanos, hasta julio se habían impuesto 69.000 multas y a mediados de septiembre, la cifra se había disparado a 107.000. 

Los motivos de esta sangría a los conductores, concentrada en el pasado verano, «es la falta de información y de consenso» a la hora de aplicar la medida, según la oposición; y la mayor afluencia de turistas que desconocen las restricciones a la movilidad impuestas en el centro histórico. También que añadir la cámara de la calle María Cristina se ha activado recientemente y ha comenzado a sancionar también.

Tanta recaudación como en toda la ciudad

Las sanciones del Área de Prioridad Residencial (APR) de Ciutat Vella pueden cerrar el año, sin el servicio de Movilidad no lo remedia, con una recaudación similar a la que el Ayuntamiento de València tiene previsto ingresar por multas de tráfico en toda la ciudad. Los últimos datos indican que a mediados de este mes de septiembre se ha llegado a las 107.000 sanciones, lo que significa que cuando se cumpla un año de implantación de las cámaras en el mes de diciembre, con una media de 300 multas al día, que era lo que venía ocurriendo antes del verano, se habrá llegado a las 130.000 sanciones. Si tenemos en cuenta que cada sanción es de 60 euros, la recaudación del ejercicio completo podría alcanzar los 7,8 millones de euros.

Se trata de una cifra nunca antes vista en un barrio de la ciudad y muy similar a la recaudación que el Ayuntamiento de València tiene previsto sumar en toda la ciudad a lo largo del año. En los presupuestos municipales de 2021, la previsión oficial era de 7,2 millones de euros. Y para este año la previsión era de 8 millones.

La situación, ya preocupante en los primeros siete meses de implantación de la APR, se ha disparado en los meses de verano, en los que se han registrado 40.000 multas, a una media de entre 600 y 700 al día. Del total de las sanciones impuestas, ya se ha cobrado 1,2 millones.

Compartir el artículo

stats