Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

Vecinos y comerciantes ven "insuficiente" la idea de Ribó de cambiar señales para rebajar las multas en Ciutat Vella

Reclaman cambios integrales en la movilidad de la zona y nuevas y más amplias campañas informativas

Operarios de Movilidad Sostenible han empezado a mejorar las señales del centro histórico. R.L.V.

La decisión del alcalde Joan Ribó de mejorar y cambiar las señales del Área de Prioridad Residencial de Ciutat Vella Nord tras el aluvión de multas que se ha registrado este verano ha sido bien acogida por comerciantes y vecinos pero estos colectivos consideran estos cambios «insuficientes» y reclaman más medidas para mejorar la movilidad en esta zona del centro histórico. «Nos alegramos de que reflexionen y nos hagan caso» indican fuentes de Amics del Carme y de los Comerciantes del Centro Histórico pero hacen falta cambios globales, apuntan.

De entrada, los operarios de Movilidad Sostenible ya han empezado a mejorar la señalética vertical, tal como muestra la foto anexa a este artículo. Sin embargo, el portavoz de Unión Gremial Toni Rodilla subraya que en este aluvión de multas en el centro histórico «hay responsabilidades diversas» pero la principal responsable es la concejalía de Movilidad Sostenible «que no ha llevado a cabo campañas de información adecuadas para evitar la situación a la que hemos llegado». 

La situación es la siguiente: un total de 107.000 sanciones a 60 euros cada una, en apenas 7 meses de restricciones al tráfico en Ciutat Vella y un aumento exponencial de las multas en solo dos meses con más de 40.000 infracciones desde julio a mitad de septiembre.

Para este dirigente de Unión Gremial, se debería hacer una campaña de comunicación, informando sobre las cámaras y la imposición de multas, «no solo en el barrio, sino de ámbito metropolitano; y también de ámbito nacional e internacional», para los turistas o los viajantes que vienen a València por placer o por negocios.

Respecto a los dispositivos que acotan esta zona restringida al tráfico, subraya: «Vemos a los turistas llegar al barrio despistados y con el google maps como única referencia». De ahí, que muchos hayan sido multados ese verano y quizá habría que valorar cambios en sus ubicaciones.

Por su parte, el portavoz de Amics del Carme Toni Cassola considera que en esta reordenación de la movilidad en Ciutat Vella Nord «hay que repensar todo» porque se ha hecho «ordeno y mando, y de espaldas a todos los vecinos». Para este portavoz vecinal el elevado número de sanciones «es un síntoma de que las cosas no se están haciendo bien». 

Tras la implantación de las cámaras, «los residentes no están mejor» porque se ha fragmentado «el barrio en 3 partes», con situaciones como que vecinos de calles colindantes a la APR no pueden circular por la zona sin ser multados.

Además, se ha multiplicado «la picaresca» ya que hay conductores incívicos «que usan las calles peatonales para sortear las cámaras lo que supone un verdadero peligro para los ciudadanos», indica Cassola. 

Respecto a los dispositivos de grabación de las matrículas, proponen mover algunas cámaras. Por ejemplo, la de plaza de Brujas ya que cuando los vehículos entran desde la Avenida del Oeste y descubren que se han metido en una zona restringida, ya es tarde, y no pueden rectificar. 

También hace meses, el CEIP Santa Teresa pidió sin éxito que se retrasasen apenas unos metros la cámara de la calle Corona porque así también se podría generar un itinerario alternativo y libre de sanciones para los vehículos que acceden al centro. 

Por último, Julia Martínez, gerente de la Asociación de Comercios del Centro Histórico ha pedido otras mejoras en la señalética. «Por ejemplo, hay que implantar señales en los pasos de cebra que obliguen a los usuarios de patinetes y de bicicletas a bajarse de estos vehículos y a pasar por estas zonas peatonales a pie, tal como ocurre en Vitoria o Sevilla». 

Además, para los comerciantes de la APR, solo 10 autorizaciones mensuales se les queda corto, como por ejemplo a una clínica veterinaria cercana a la falla Na Jordana, que atiende a numerosas mascotas y que recibe a perros de gran tamaño que acuden para ser curados u operados.

Compartir el artículo

stats