50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sandra Gómez adelanta que el plan de la Malva-rosa incluirá derribos en las Casitas Rosas

Los vecinos tienen previsto manifestarse el viernes para pedir soluciones a este foco de drogas y degradación

Una de las calles de las polémicas Casitas Rosas. Miguel Angel Montesinos

La vicealcaldesa de València y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, ha anunciado que el plan para la Malva-rosa, cuyos detalles se harán públicos el 28 de octubre, incluye derribos en las polémicas Casitas Rosas. Este anuncio de la vicealcaldesa se produce a dos días de que los vecinos del barrio salgan en manifestación para pedir soluciones a este foco de delincuencia, drogas y degradación, un problema que acarrea el barrio desde hace décadas y que se ha recrudecido en los últimos años por la llegada de toxicómanos.

Según ha explicado la vicealcaldesa, su delegación ya encargó un informe al urbanista Juan Rubio del Val, cuyas conclusiones se darán a conocer en unas jornadas que se celebrarán el 28 de octubre y en las que participarán expertos en regeneración urbana. Y en esas jornadas se tomarán las últimas ideas para cerrar el plan y someterlo a la participación vecinal.

Por lo que a ella respecta, su postura sigue siendo la misma y así se recogerá en ese informe. A saber, que todos los edificios que no puedan ser rehabilitados, habrán de ser derribados. Es decir, Sandra Gómez confirma que habrá derribos en las Casitas Rosas, que era una de las peticiones de los vecinos.

De hecho, esta será una de las reivindicaciones principales que se llevarán a la manifestación organizada por Amics de la Malva el próximo viernes. La asociación vecinal recupera así las protestas callejeras centrándolas en las Casitas Rosas, aunque el plan del ayuntamiento abarca al conjunto del barrio e incluye, por ejemplo, la peatonalización de la avenida de la Malva-rosa, un proyectos que muchos vecinos no consideran prioritario, todo lo contrario que las polémicas viviendas, dicen.

Compartir el artículo

stats