Los hosteleros de la plaza de Honduras y Blasco Ibáñez están en pie de guerra contra el Ayuntamiento de València tras la decisión de reducirles un 53% del espacio de sus terrazas. La asociación de hosteleros de esta zona de València ha organizado una protesta con sentadas para impedir el recorte de las terrazas a los locales del barrio y protestar por esta medida que consideran "un atropello".

Los afectados se han movilizado desde primera hora de la mañana para mostrar su protesta ante los propios funcionarios del consistorio, que iban escoltados por la policía local, y que les han obligado a recortar el espacio público de sus terrazas sobre aceras, calles y plazas. Por tanto, esta mañana se han delimitado de nuevo el espacio que deben ocupar las terrazas y los afectados han tirado de metro para adaptarse a las nuevas normativas.

Los hosteleros han protestado por la reducción de las terrazas. JM Lopez

Los portavoces de la Asociación de Hostelería y Ocio Responsable de Honduras- Blasco Ibáñez han señalado que este repintado de las terrazas se ha llevado a cabo de manera "atropellada y con improvisación", lo que ha provocado que de las 72 terrazas afectadas solo se hayan podido repintar y volver a la normalidad una decena de los negocios afectados.

Para estas pequeñas y medianas empresas, el impacto económico de la medida es terrible: "De los 72 locales afectados calculamos que se van a perder 120 empleos, un 35% al menos", subraya Víctor Fernández, portavoz de esta asociación de hosteleros. Lo ocurrido esta mañana en esta zona de València, apunta, "ha sido un atropello a la hostelería y una muestra de la improvisación de la administración al demandarnos unos materiales que desconocíamos" para repintar sus terrazas y volverlas a la normalidad. De hecho, los funcionarios han comunicado a los propietarios de bares y restaurantes que tenían que tener pintura gris, para una vez reducidas las terrazas, pintar los límites con una tonalidad similar al propio pavimento y volverlas a la normalidad.

 Hosteleros y hosteleras de la zona plaza Honduras y Blasco Ibáñez han pedido la dimisión de la concejala de Espacio Público Lucía Beamud y mientras protestaban contra la reducción de las terrazas gritaban consignas de “STOP Recortes de Terrazas” y “Lucía dimisión” ante la llegada de los técnicos municipales "para imponer a los propietarios de cada local la zona que tenían que marcar con brocha y pintura para reducir su propia terraza. Una acción en sí que los hosteleros tachan de “humillante”". añaden las fuentes consultadas.

Durante la protesta, la Asociación de Hostelería y Ocio Responsable de Honduras- Blasco Ibáñez, quien ha convocado el acto de protesta junto con la Coordinadora de Hostelería de los Barrios de Valencia, ha manifestado que el plan de recortes impulsado por la Concejalía de Espacio Público no tiene ninguna justificación ni fundamento técnico y deja a los propietarios de los locales afectados "indefensos jurídicamente y al borde de la ruina".

Los funcionarios del ayuntamiento han medido el espacio que puede destinarse a las terrazas. JM Lopez

Para el colectivo hostelero, "resulta inaudito" que se hallan adoptado decisiones restrictivas sobre el 100% de las terrazas del barrio, incluso la revocación de una tercera parte de las existentes, sin ninguna explicación técnica que justifique el impacto acústico de las terrazas y "sin haber elaborado ningún estudio especial" para poder llevar a cabo los recortes, tal como se aprobó en el pleno del pasado 29 de julio.

De hecho, denuncian la inconsistencia técnica de todo el expediente administrativo que dará lugar al correspondiente contencioso en los tribunales.

Un hostelero pinta con verde uno de los límites donde podrá colocar mesas y sillas. JM Lopez

"La precipitación y arbitrariedad del ayuntamiento" impide completar el repintado de las terrazas

Es más, según han denunciado los afectados, "las arbitrariedades y la irregularidad de toda la comunicación del trámite administrativo del recorte de terrazas ha impedido completar la nueva señalización de las terrazas, teniendo en cuenta que esta misma mañana han improvisado la exigencia de que junto con la pintura verde había que tener también pintura gris o disolvente para eliminar el pintado anterior, lo cual ha sido imposible de realizar por los fallos de comunicación del ayuntamiento".

Al no haber comunicado presencialmente y limitarse a realizar la gestión por sede electrónica, sin que se haya completado la comunicación, "ha resultado imposible a las pymes poder contar con el material necesario para el repintado del nuevo perímetro de la superficie de las terrazas".

Esta situación ha provocado un momento de tensión entre los hosteleros y los técnicos municipales, porque desde la gestorías se niega rotundamente que el ayuntamiento haya realizado tal comunicación de forma telemática, "por lo que queda en evidencia la incapacidad técnica y la “utilización torticera” de la administración digital para atropellar a las pymes y a los autónomos", indican los responsables de la Asociación de Hostelería.

"Por ello, y desde la convicción de que el plan de recorte obedece a una decisión unilateral y meramente política, dada la nula voluntad de diálogo por parte de la edil Lucía Beamud, el colectivo hostelero considera que hay motivos más que suficientes para que no continúe en su cargo", subrayan los empresarios afectados.

Además, insisten en la convicción de que este recorte "no servirá absolutamente para nada a la hora de mejorar la calidad de vida de los residentes y que los problemas de ruido y molestias seguirán". En este sentido, inciden en que el Ayuntamiento de València "no muestra ningún interés ni una verdadera voluntad de acabar con los problemas de la zona".

Cuatro afectados portan una pancarta contra el ayuntamiento y piden la dimisión de Lucía Beamud. JM Lopez

Así lo evidencia, argumentan, el hecho de que no se estudien ni lleven a cabo las reivindicaciones y propuestas de los hosteleros y los propios vecinos "de aplicar medidas sobre los pisos de estudiantes, la búsqueda de espacios y zonas alternativas no residenciales a las que dirigir a los estudiantes y ante la impunidad con la que se desarrolla todo tipo de actividades ilegales como el botellón, los lateros o los problemas de inseguridad que sufre el barrio".

Pérdidas de 205 euros diarios por local y despidos forzosos de hasta seis trabajadores

"Ante esta dejadez y ataque a la hostelería", aseguran desde la asociación, el consistorio pone en riesgo el tejido empresarial del barrio y de muchas familias. Y es que, según los datos recopilados por la asociación de los propios hosteleros afectados, "el impacto económico directo del recorte de las terrazas supondrá una media de pérdidas económicas diarias de 250 euros por pyme, con picos durante el fin de semana y en determinadas terrazas de más de 1.000 euros, además la pérdida de 1,5 puestos de trabajo por local, que, en algunos casos, puede llegar hasta el despido forzoso y no voluntario de 6 trabajadores", matizan las fuentes consultadas.

La concejala afirma que quiere garantizar "el derecho al descanso de los vecinos"

Respecto a la actuación realizada por el Ayuntamiento de València para pintar las nuevas delimitaciones de las terrazas en la plaza de Honduras y Blasco Ibáñez, la concejala responsable de la medida Lucía Beamud ha afirmado: "Hoy se ha procedido a la pintada de 70 terrazas en la plaza de Honduras y en las calles adyacentes mediante este plan especial en esta zona concreta de la ciudad". Con esta medida "lo que hacemos es reequilibrar y redistribuir el espacio público para poder garantizar la actividad económica por un lado y por otro garantizar que se pueden utilizar los espacios públicos como espacios comunitarios y dar acceso a todas las personas" pero también lo que pretende el Ayuntamiento de València es "garantizar el derecho al descanso de los vecinos y las vecinas de esta zona de València que está tan tensionada"