La portavoz del PP en el Ayuntamiento de València, María José Catalá, ha acusado a PSPV y Compromís de convertir a Valencia “en una ciudad antipática para el turismo”. 

Catalá ha afirmado que “no es momento de establecer una tasa turística en la Comunitat Valenciana ni de generar esas diferencias entre municipios turísticos”, y ha mostrado su preocupación por el hecho de que la tasa “se ponga en marcha en València, porque la ciudad no puede ser la capital de turismofobia”, ha señalado. 

Así, la portavoz del PP ha recordado que otros municipios turísticos de la Comunitat Valenciana como Benidorm, Peñíscola o Alicante han anunciado que no van a implantar la tasa turística “y si en la ciudad de València se quiere ir más lejos y establecer una tasa para los apartamentos turísticos nos estaremos convirtiendo en la capital de la turismofobia”. 

“La vicealcaldesa Sandra Gómez se ha equivocado con los números. Todo el tejido asociativo, profesional y turístico de la ciudad está rebatiendo permanentemente sus afirmaciones, diciéndole que el sector de los apartamentos turísticos genera empleo y que lo que hay que hacer es regularlos correctamente y sancionar a quien tiene un apartamento turístico de forma irregular, pero no se puede penalizar una actividad económica con esa discriminación respecto de otras”, ha explicado.

Sumisión del PSPV a Compromís

Catalá ha indicado que Gómez “está en una huida hacia adelante que no le va a llevar a ningún sitio, dado que Compromís ya ha afirmado públicamente que no está de acuerdo con su planteamiento, así que no se establecerá por el Ayuntamiento de València esa propuesta del PSPV, cayendo una vez más en lo que siempre cae el PSPV, que es proponer cosas que al final no salen para arrodillarse a los intereses de Compromís”. 

La portavoz popular ha afirmado que no está de acuerdo con la postura de Compromís de establecer una tasa turística “y mucho menos con la postura del PSPV de ponerla y edulcorarla estableciendo seis euros a los apartamentos turísticos”. Al respecto, ha señalado que si finalmente se aplica esa tasa en la ciudad la quitará “de forma absolutamente inmediata” en cuanto llegue a la alcaldía

“València en este momento no puede permitirse perder más trenes, no podemos convertirnos en una capital que diga claramente al mundo que rechazamos el turismo porque vivimos en parte del turismo. Tenemos que apostar por un modelo sostenible, pero lo que no podemos convertirnos en una ciudad antipática. Debemos ser una ciudad tractora y atraer inversiones y talento y con todas estas figuras impositivas y estos planteamientos estamos en dirección contraria”, ha concluido.