Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís presiona a sus socios socialistas con la moratoria para los apartamentos turísticos

Pide celeridad en la publicación de un informe que Urbanismo ya ha dicho que estará en el mes de enero

Turistas en el centro de València. FRANCISCO CALABUIG

El Grupo Municipal de Compromís en el Ayuntamiento de València ha metido presión a sus socios socialistas reiterando la propuesta que lanzó la concejala de Vivienda, Isabel Lozano, en marzo de 2021, para aplicar una moratoria de apartamentos turísticos en régimen de explotación hotelera en edificios enteros (de uso exclusivo) en 37 barrios de la ciudad de València con el objetivo de «paralizar movimientos especulativos de fondos buitre y grandes corporaciones que, para desarrollar su actividad, expulsan al vecindario de los barrios de la ciudad». 

«El uso de viviendas como apartamentos turísticos es un factor de presión importante sobre la disponibilidad de vivienda para la población residencial, como es sabido y se ha visto en los últimos 10 años, produciendo expulsión de la habitual población residente de los barrios más atractivos para el turismo (Ciutat Vella, Cabanyal-Canyamelar, Malva-rosa, Extramuros, Russafa, Grau...) por su influencia en el mercado, reducción de ofertas de vivienda y aumento desmedido en el precio de venta y alquiler de viviendas; por eso es necesario actuar a tiempo y evitar situaciones como las que se producen en otras ciudades como Madrid o Barcelona», considera la coalición valencianista.

Año y medio esperando un informe

Así, Compromís recuerda que lleva un año y medio esperando el informe jurídico que se comprometió a hacer Urbanismo (concejalía gestionada por sus socios del Partido Socialista), para poder llevar adelante la propuesta de suspender la tramitación y el otorgamiento de las licencias y declaraciones responsables de obras y actividades por a la implantación de nuevos apartamentos turísticos en régimen de explotación hotelera en edificios de uso exclusivo que se soliciten en las Zonas de Calificación Urbanística de Centro Histórico Protegido (a excepción de las que tengan Plan Especial aprobado) y calificación urbanística de Ensanche.

Se trata de una medida que Compromís quiere aprobar lo antes posible. La moratoria, que puede aplicarse durante un plazo de dos años, sería una medida transitoria a expensas de estudiar en profundidad la modificación puntual el Plan General de Ordenación Urbana de València (PGOU) para aplicar estas modificaciones de forma definitiva.

La Concejalía de Urbanismo ha ha adelantado que ese informe estará en el mes de enero y que a partir de ahí se modificará el planeamiento y se preparará esa moratoria. En este momento, decretar una paralización de licencias general podría tener el rechazo de los tribunales, como ha ocurrido en otras ciudades.

Compartir el artículo

stats