Pocos habrán podido resistirse a dejar aquello que llevaran entre manos esta tarde para detenerse un segundo y observar el precioso cielo rojo que ha inundado València. En realidad ha sido una amalgama de tonos carmesí, naranjas, rosas y violetas que han creado espectaculares estampas en todos los rincones de València. Por ejemplo en la playa de la Malva-rosa.

Despedir las tardes de otoño con estampas que invitan al romanticismo siempre alegran la vida y en este caso se lo debemos a un fenómeno meteorológico llamado candilazo.

Un cielo rosa en València German Caballero

Qué es un candilazo

Las nubes se tiñen de rojo y de rosa cuando el sol ilumina un atardecer (o un amanecer) nuboso y, debido a la inclinación de los rayos del sol y su reflejo sobre las nubes medias y altas, dan como resultado este tipo de cielos encendidos sobre todo cuando el ambiente está limpio. Son propios de otoño e invierno y se dan con más asiduidad en zonas costeras.

Se llama candilazo, pero también se conocen como arrebolados. El nombre se puede elegir, también nuestro color favorito del cielo que vemos estos días: rojo, rosa, naranja o malva.