Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Varias entidades firman un manifiesto contra la variante de Mislata pese al escaso impacto en la huerta

Rechazan el proyecto de ronda norte de 2006, que ya ha sido descartado en favor de un nuevo trazado pegado a la población

El futuro trazado de la variante de Mislata aprovechará caminos ya existentes. Fernando Bustamante

Diversas entidades vinculadas a la defensa de la huerta han suscrito un manifiesto contra la construcción del acceso norte a Mislata al considerar que este es "un proyecto absolutamente negativo y fuera de lugar, antes y ahora". Así, han señalado que "no se puede tolerar ni comprender que esta infraestructura afecte de ninguna manera a la huerta de Campanar-Benimàmet.

Aunque desde el ayuntamiento de Mislata ya se ha anunciado que el trazado tendrá un impacto insignificante en la huerta -nada que ver con el trazado original de 2006- y la Conselleria ha garantizado que la obra deberá contar con una Declaración de Impacto Ambiental, estos colectivos insisten en que ejecutarla "respondería más a un ultraje del pasado que a los supuestos valores y políticas actuales de promoción de la huerta que el gobierno de la Generalitat Valenciana afirma promover a través de la Ley de la Huerta, el Plan de Acción Territorial de la Huerta o el reconocimiento SIPAM".

Proyecto de ronda norte

Las entidades han manifestado, en un comunicado, su "preocupación" y "desacuerdo" ante las informaciones que indican que la Generalitat, a través de la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, continuará adelante con el polémico proyecto de la ronda norte de Mislata". "La recuperación de esa intervención nos retrotraería a los peores años de la época de especulación inmobiliaria, en la cual se diseñó un eje viario que en su versión inicial partía por la mitad la huerta oeste de la ciudad de València y servía de excusa para añadir nuevos terrenos al negocio urbanizador", han expuesto las entidades a pesar de que todas las partes ya han dicho que el nuevo trazado irá pegado al pueblo, aprovechará caminos y descampados y será mínimamente invasivo con la huerta.

Así, han rechazado el proyecto "desde el punto de vista de protección de la huerta, de la sostenibilidad y de la preocupación creciente ante el cambio climático".

Los firmantes del manifiesto han pedido "con urgencia" una reunión con la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad "para conocer con celeridad cuáles son las opciones que se barajan". Han agregado que si estas implican "nuevas afecciones a la huerta de Campanar-Benimàmet se hará urgente promover movilizaciones con el fin de evitarlas".

Huerta de Campanar, con Mislata al fondo. Fernando Bustamante

Gran valor ecológico

"Este espacio de huerta, situado al oeste de la ciudad de València, posee un alto valor agrícola, patrimonial, paisajístico, ambiental y sociocultural", han insistido los colectivos vinculados a la defensa de la huerta. De este modo, han comentado que cuenta con "valor agrícola porque es una zona productiva que asegura el abastecimiento de productos de kilómetro 0" y que posee "valor patrimonial porque presenta una gran concentración de elementos excepcionales" entre los que cita la Alqueria del Rei, el Molí del Sol, el Molí dels Frares o l'Assut de Rascanya.

Igualmente, han manifestado que tiene "valor paisajístico y ambiental porque este espacio forma parte del parque natural de las riberas del Túria", así como por su situación geográfica. "Es el nexo de unión (corredor verd) entre ese parque natural y el Jardín del Túria" y "forma parte de los denominados 'espacios abiertos' tan preconizados por la sucesiva legislación urbanística valenciana des de el antiguo Reglamento de Paisaje de 2006".

Zona de esparcimiento

Las entidades que han firmado el manifiesto añaden que el "valor sociocultural" de la huerta que se pide proteger radica en "su potencial como zona de esparcimiento para la ciudadanía y como recurso didáctico, aprovechando la proximidad de la ciudad de València y todos los valores que representa".

Estos colectivos han resaltado que "la huerta de Campanar-Benimàmet se devaluó y abandonó fuertemente en las últimas décadas" y han asegurado que "ha sido principalmente el esfuerzo de los productores y productoras de la zona el que ha contribuido de forma decisiva a su recuperación y dinamización".

En este sentido, ha apuntado que las asociaciones de la zona han apoyado a los labradores especialmente mediante "la Taula per la Partida --red de entidades para la protección y mejora de la huerta de Campanar-Benimàmet--, un hecho que "se ha traducido en los últimos años en una serie de medidas de mejora realizadas por parte del Ayuntamiento de València". En consecuencia, han señalado que "sería totalmente incongruente que una nueva infraestructura amenazara las dinámicas territoriales y socioeconómicas revitalizadas en este entorno".

Entidades firmantes

Las Taula per la Partida está compuesta por las Asociaciones de Vecinos Campanar y Benimàmet, l'Associació Cantarranes, la Colla de Dimonis de Campanar, la AMPA Giner de los Ríos, la AMPA del IES Campanar, la Fundació Assut, la cooperativa la Dula y la asociación Per l'Horta. Entre las entidades firmantes están también La ribera en bici- Ecologistes en Acció, Alianza Emergencia Climática, Valencia Asociación Recartografías, Ecologistes en Acció Valencia, Escoles San José (Jesuitas)-València, Ca Bassot, Comunitat UJI x Planeta, Asocación vecinal de Benimaclet, H20 Mislata, Ecobétera, Parc Central sence Especulació.

Compartir el artículo

stats