"Si los valencianos de la capital me dan su confianza, daré mi vida por ellos tal y como lo hicieron miles de valencianos antes que yo. Lo juro por la memoria de mi padre”. Con estas palabras, Vicente González-Lizondo Sánchez, hijo del que fuera fundador y líder de Unión Valenciana, ha presentado su candidatura a la alcaldía de València. Un acto con el que se trata de recuperar la memoria y la imagen del que fuera líder del valencianismo "blau" en la Transición. Su hijo, tras un primer paso por aquella extinta formación y por el Partido Popular, ha presentado ahora su propia marca, Valencia Unida. Y como demostración de esa alegoría, lo ha refrendado en un acto en el Cementerio General, ante el panteón en el que reposan sus restos (edificación fácilmente distinguible por los apellidos esculpidos en la piedra y por la foto de tamaño grande que preside su interior), junto con una ofrenda de dos centros de flores que ahora flanquean la puerta de entrada de la morada de los González Lizondo y Sánchez Morales.

El candidato, durante su alocución

El candidato, durante su alocución

Un fallecimiento que es el final de una etapa

En un discurso laudatorio hacia su figura, recuerda que su fallecimiento viene a señalarse como el final del "valencianismo político, que desde entonces muchos valencianos echan en falta". Y como, efectivamente, es heredero por sangre, no dudó en proclamar que “somos herederos de aquel movimiento que fue la última representación digna e importante a nivel autonómico, español y europeo de los intereses valencianos".

González-Lizondo aprovechó para enumerar gestiones ciudadanas que hizo el gobierno de coalición de 1991 (le faltó muy poco para ganarle la alcaldía a Rita Barberá) con delegaciones a cargo de sus ediles. Entre las "promesas cumplidas" enumeró como principales "900 kilómetros de nuevas aceras, 493.000 metros cuadrados de parques y jardines, el Paseo Marítimo, el Cheque Escolar". Las concejalías que llevaron sus concejales fueron Patrimonio, Gobierno Interior, Educación, Urbanismo, Participación Ciudadana, Patrimonio histórico y Cultural, Ferias y Fiestas, Parques y Jardines, Servicios Sociales y Personal.

Lo más difícil, "unir"

Ahora, a González-Lizondo Sánchez le viene por delante el más difícil de los retos: hacer honor a la denominacion de su partido y evitar la tradicional dispersión de partidos con toda suerte de valencianismo.