Compromís per València ha escenificado su división interna en la asamblea para ratificar la candidatura municipal para las elecciones de 2023. Hasta el punto que la falta de acuerdo y las tensiones entre las formaciones que conforman la coalición han obligado a retrasar la elección de la lista. Los militantes reunidos en la sede de UGT-PV decidieron que la comisión negociadora tendrá otros 15 días más para tratar de seguir negociando y conformar una candidatura que contente a las tres formaciones que la componen: Iniciativa, Més València y Els Verds.

En términos futbolísticos, lo ocurrido en la asamblea de la coalición naranja es un despeje a córner, con el objetivo de ganar más tiempo y para tratar de cerrar heridas y contentar sobre todo a un sector de Iniciativa que no está satisfecho con el reparto de los puestos de salida en la futura lista para las municipales de 2023.

La asamblea celebrada el jueves por la tarde ha estado marcada por el rechazo de la ejecutiva de Iniciativa a la candidatura que ya se había ratificado por las ejecutivas de Els Verds y de Més València, y por los militantes de cada partido. Cómo se confeccionará ahora la candidatura es una incógnita porque se supone que los militantes de cada partido ya se manifestaron y las direcciones también. Está por ver si la comisión negociadora tiene la última palabra y si evita que haya primarias.

De momento, se evita lo que el alcalde Joan Ribó no quería: ir a primarias abiertas. Aunque, si en estos 15 días no hay acuerdo, no quedará otra alternativa. Mientras el desgaste interno en este proceso interno ha sido muy intenso y ha dejado un reguero de descontentos y descontentas. Gran parte de ellos y ellas, concejales y concejalas que podrían verse fuera de los puestos de salida en las papeletas de mayo.

En cualquier caso, de momento no se cumple el calendario previsto. La asamblea de hoy tenía que ser la del consenso y la de ratificar un trabajo hecho en los últimos dos meses. Y nada de eso ha sido posible hasta ahora.

El alcalde asistió a la asamblea en una posición discreta, al fondo de la sala. R.L.V.

Te puede interesar:

Antes de la asamblea, el alcalde había declarado a Europa Press, "Si no hay otra solución, iremos a primarias exactamente igual que fuimos en 2015 y 2019". Entonces, había justificado Ribó, la coalición no obtuvo "mal resultado" electoral. "Por tanto, ningún problema", ha aseverado.

Eso sí, tras ser ratificado como candidato a la alcaldía, Ribó dijo públicamente que no le gustaban las primarias abiertas porque no permiten afinar bien los perfiles profesionales y políticos de los candidatos. Esto es, pensando en una candidatura de una organización que aspira a gobernar no se puede formar una candidatura donde haya muchos profesores de valenciano y pocos ingenieros, había expuesto el líder de Compromís. En dos semanas, saldremos de dudas.