Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rover se adjudica por 25 millones la regeneración de las castigadas playas del Saler y la Garrofera

Las obras para regenerar siete kilómetros de playas que recuperarán 70 metros de anchura arrancarán en enero del año próximo

playas

La Dirección General de la Costa y el Mar ha adjudicado por 25 millones de euros a la UTE formada por Rover Marítima y la empresa holandesa Dravo, especializada en dragados y "construcción de islas artificiales", los trabajos de regeneración de las playas del Saler y Garrofera que contarán con financiación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

La regeneración de las playas del Parque Natural de la Devesa, que sufren desde hace décadas un grave problema de recesión fruto de la falta de aportes y de la barrera que supone el Puerto de València, consistirá en recargar artificialmente con tres millones de metros de cúbicos de arena la playa hasta conseguir un ancho de hasta 70 metros, el que tenían en 1965. El material empleado para llevar a cabo la regeneración de la playa procede de un yacimiento submarino ubicado frente a la costa Valenciana, entre las poblaciones de Sueca y Cullera.

Para garantizar la efectividad del trasvase de arena y conseguir estabilizar las playas, el proyecto incluye la construcción de dos espigones y la prolongación de la Gola de Pujol, lo que permitirá el apoyo del material vertido y supondrá una barrera parcial al transporte longitudinal de sedimentos, además de un punto de control para la gestión del mismo, apunta el proyecto del Ministerio de Transición Ecológica.

Además de prolongar la gola de Pujol el proyecto contempla la creación de hasta cuatro barreras de contención perpendiculares a la costa en la denominada playa sumergida.

Las obras de dragado y regeneración de las playas tienen un plazo de ejecución de un año y arrancarán en enero del año próximo.

El Ministerio de Transición Ecológica aprobó en julio de 2021 la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto “Regeneración de las playas del Saler y Garrofera (Valencia)”, un plan de recuperación del litoral de València no exento de polémica por las dudas sobre su eficacia para mantener las playas frente a los cada vez más dañinos temporales marítimos. El plan comprende la inyección de toneladas de arena procedentes de los fondos marinos de Sueca y Cullera a las amenazadas playas del Parque Natural de la Devesa (l'Arbre del Gos, El Saler y la Garrofera) en un ámbito que va desde el espigón sur de la playa de Pinedo hasta la gola de Pujol.

La regeneración de las playas se conseguirá mediante la recarga artificial de arena de dichas playas donde, según apunta el plan de Costas, "se prevé que, a medio y largo plazo, las causas que están impulsando la erosión de la costa permanezcan". El trasvase de arena es la solución adoptada por Costas para frenar la erosión de las playas del Parque Natural amenazadas por la elevación del mar y el calentamiento global y las ampliaciones del puerto de Valencia. La no actuación costera, apunta Costas, "conlleva una progresiva erosión y representa una clara amenaza para la conservación del parque Natural de la Albufera".

Al macrotrasvase de arena para regenerar las playas del sur de València se presentaron, como informó este diario, cuatro ofertas. Rover competía con Boskalis, una ingeniería holandesa especializada en dragados y construcción de puertos; Acciona en UTE también con la ingeniería belga Jan de Nul; la belga Drendging en UTE con la española Torrecámara. Finalmente el contrato ha sido para Rover, que acapara obras en València. Hace solo unas semanas se adjudicó las del túnel ferroviario del Parc Central (canal de acceso), con 550 millones de presupuesto y la obra de mayor envergadura, junto con la ampliación norte del prevista, prevista en València.

El proyecto de regeneración de las playas del sur de València, con un presupuesto inicial de 30 millones, llegó tras un proceso de exposición pública y alegaciones en el que grupos ecologistas, vecinos y cofradías de pescadores manifestaron su rechazo por el impacto que la extracción de arena del fondo marino de Cullera pueda tener en la flora, fauna y los caladeros de pesca.

Compartir el artículo

stats