Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todas las "casas" de la ciudad

Una exposición recuerda el origen y evolución de los ayuntamientos de la ciudad

Todas las «casas» de la ciudad | G. CABALLERO

La Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de València ofrece estos días un paseo tan erudito como fascinante por los edificios que acogieron el gobierno de la ciudad desde la época de Jaume I. «La Casa de la Ciudad y el Buen Gobierno» es el título de la exposición organizada por la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales, con Gloria Tello al frente, que muestra la evolución del ayuntamiento a través de 300 piezas, entre las que incluyen documentos antiguos, como los privilegios que Jaume I concedió a partir de 1239 a la ciudad para crear sus órganos de gobierno (la curia, los jurats y el consell) y obras de arte cedidas por distintos museos, con el tríptico (incompleto) del Juicio Final del siglo XV, obra de Van der Stockt, una de las pieza destacadas.

Todas las «casas» de la ciudad

También pueden verse maquetas, planos, fotografías y piezas arqueológicas de gran valor, rescatadas del olvido de los almacenes municipales, como el pedestal de la escultura de la emperatriz Orbiana (siglo II), recuperada en las excavaciones del foro romano de Valentia, y reutilizada a modo de «proa» en el ángulo izquierdo de la fachada principal de la Casa de la Ciudad.

Todas las «casas» de la ciudad

Una muestra cargada de simbolismo que muestra el origen y la evolución de los edificios que acogieron al gobierno de la ciudad desde el siglo XIV hasta la actualidad, desde la primera y modesta sede consistorial de la calle Caballeros hasta el actual edificio que preside la plaza del Ayuntamiento, fruto este del derribo del convento de San Francisco y renombrado en diez ocasiones.

Todas las «casas» de la ciudad

La actual sede institucional es un edificio ecléctico, un «frankenstein», fruto de la unión de edificios existentes (dos iglesias) y añadidos posteriores, como su popular balcón y «altar» fallero. El edificio inicialmente no estaba destinado a convertirse en ayuntamiento, si bien el deterioro de la Casa de la Ciudad, ubicada al lado del actual Palau de la Generalitat, obligó a buscar un emplazamiento alternativo.

Todas las «casas» de la ciudad

La exposición pone el foco también en la figura de Francisco Eiximenis, el fraile franciscano formado en Oxford que sentó las bases del buen gobierno de la ciudad. La exposición hace un repaso por los edificios que la ciudad perdió entre los siglos XVIII y XIX, cuando se derribaron cerca de 200 edificios entre iglesias, conventos, palacios y hasta prostíbulos. Un listado en el que se incluyen la propia Casa de la Ciudad, símbolo del poder municipal durante seis siglos, derribada en 1860 y de la que se salvó el magnífico artesonado del Salón Dorado que hoy se exhibe en la Lonja. También el Palacio Real y el convento de San Francisco, un monasterio de referencia donde vivió varios años el propio Francisco Eiximenis, y cuya huella se recrea sobre la trama urbana actual en la exposición.

Compartir el artículo

stats