El Museo del Silencio de València se ha consolidado con el doble de asistentes a las visitas guiadas con respecto a los meses anteriores al inicio de la pandemia de Covid-19, con una media de medio centenar de visitantes y con rutas que acogen a más de 70.

El concejal de Cementerios y Servicios Funerarios del Ayuntamiento de València, Alejandro Ramon, ha resaltado el trabajo para "poner en valor el patrimonio arquitectónico, histórico, cultural y social de los cementerios municipales". "Este año el cementerio General ha sido reconocido como el mejor cementerio de todo el Estado", ha subrayado, según ha indicado.

"Quiero destacar especialmente el trabajo del historiador y compañero Rafael Solaz al frente del Museo del Silencio, de todas las visitas guiadas y de la apertura de esta iniciativa también al cementerio del Cabañal, un trabajo que no solo reconocemos desde el Ayuntamiento, sino que también tiene el reconocimiento de la ciudadanía, ya que se ha duplicado la cifra de asistentes a estas rutas guiadas", ha resaltado el edil.

Las visitas guiadas al cementerio General han contado con más de 70 personas en algunos momentos, lo que duplica la cifra habitual que había en esas mismas visitas antes de la pandemia.

Además, se ha cumplido un año desde que se iniciaron las rutas guiadas al cementerio del Cabañal, donde también destaca la presencia de una media de una veintena de asistentes en cada una de ellas.

Ruta dedicada a la columnas

Por su parte, Solaz ha señalado que trabaja en una ruta diferente dedicada en exclusiva a la sección 3.ª izquierda, la conocida como de Las Columnas, presidida por la gran Cruz del Cólera.

En ella se encuentran puntos de interés histórico, panteones arquitectónicos, esculturas importantes y descansan los restos de personajes ilustres de la historia de València, como por ejemplo el paleontólogo Rodrigo Botet, el fotógrafo Antonio García --suegro del pintor Joaquín Sorolla--, Maximilià Thous --autor del Himno de València-- o el pintor Tuset, entre otros, así como el misterio de la niña Teresita.

Igualmente, ha remarcado que en los más de 14 años de historia de las rutas y la creación del Museo del Silencio "nunca ha habido ningún incidente ni aspecto negativo".