El alcalde de València, Joan Ribó, ha pedido a los representantes de las empresas de distribución alimentaria que extraigan resultados de la aplicación de la semana de cuatro días que la ciudad experimentará en el mes de abril. En concreto se ha reunido con el director de la Asociación de Supermercados de la Comunidad Valenciana (ASUCOVA), Pedro Reig, y con la representante social de Mercadona, Andrea Gómez. A los que ha emplazado que, una vez hayan tenido lugar estas cuatro semanas abreviadas, calibren "y las consecuencias de esta experiencia, como lo vamos a hacer nosotros en todos nuestros ámbitos, como movilidad, energía, contaminación y demás" para sacar el particular libro de conclusiones. 

Anteriormente, el ayuntamiento se había reunido con la patronal empresarial y los sindicatos "y considerábamos que éste es un servicio básico. Además, por su parte no hay problemas en principio de la aplicación". 

Cuatro festivos en cuatro semanas

Las semanas de cuatro días tendrán lugar en la ciudad de València del 10 de abril al 7 de mayo, al aprovecharse tres festivos de calendario nacional y autonómico, (Lunes de Pascua y Día del Trabajo) a los que se ha sumado los dos locales. Uno, el previsto de San Vicente Ferrer y otro, el trasvase de San Vicente Mártir, que cae domingo, al 24 de abril.