El Ayuntamiento de València tiene asumido que el Gulliver necesitará reparaciones constantes por su edad (32 años) y por el intenso uso que se hace del parque (5.000 personas al día). "Es como un abuelito al que ya hay que dar una pastilla cada día", dijeron de forma metafórica fuentes de la concejalía que lidera Sergi Campillo. Por lo pronto, la idea es que la empresa responsable de la última reparación integral se haga cargo de los desperfectos relacionados con esa obra y posteriormente ir haciendo las reparaciones que puedan ir surgiendo en este gigantesco muñeco de fibra de vidrio que ya ha pasado la treintena. No se prevé, por el momento, una reparación integral que rejuvenezca la figura y le dé nuevas expectativas de vida, dijeron las fuentes.

Críticas del Partido Popular

Entre tanto, el concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de València, Carlos Mundina, ha exigido al equipo municipal “total transparencia respecto a la reforma chapuza del Gulliver”. “No es normal que el gobierno de Compromís y PSOE haya dado 4 versiones diferentes en 5 días sobre los desperfectos detectados apenas un mes después de reabrir el parque. O no están contando toda la verdad o no saben cómo arreglarlo, y ninguna de las dos opciones es buena. Por ello, queremos una reunión con los técnicos de Jardines y con la empresa encargada de las obras para conocer de primera mano cuál es el nivel de peligrosidad de los desconchados y grietas detectados en algunas zonas del parque”, ha señalado el concejal Carlos Mundina.

"Queremos una reunión con los técnicos para conocer el nivel de peligrosidad de los desconchados y grietas detectadas"

“La indefinición y los vaivenes del gobierno de Ribó sobre este asunto nos hacen desconfiar. Primero dijeron que eran patologías puntuales y que se iban arreglar en unos días, después que iban a cerrar el parque, después lo abrieron con normalidad y ahora vuelven a hablar de cierre parcial. Con la seguridad de los niños no se debe jugar. Estamos en una situación delicada porque es un parque con mucho tránsito y, por ello, volvemos a reclamar una autoría integral de las obras.” ha afirmado Mundina.

Responsabilidades políticas

Por último, el concejal del PP ha pedido al gobierno de Compromís-PSOE que asuma responsabilidades políticas. “Sabemos que días antes de detectarse los desperfectos el vicealcalde dio el ok al certificado de finalización de las obras y pagó un sobrecoste de cerca de 80.000 euros. Así que validó la reforma, unas obras que han sido a todas luces fallidas, así que se deben asumir responsabilidades políticas”.

El gigante ya tiene 32 años de edad. E. Ripoll